Opinión

Retos y oportunidades del cáñamo industrial, “la cosecha del futuro”

Retos y oportunidades del cáñamo industrial, “la cosecha del futuro”

El cáñamo industrial o Cannabis Sativa es una planta de la familia de las Cannabáceas. Es importante mencionar que sus niveles de THC son mínimos y no puede causar efectos psicotrópicos ni adicción en ningún momento.

Además, crece en climas templados, húmedos y con abundante lluvia y solo toma entre 90 a 120 días para que la semilla brote en la planta, de acuerdo con la información provista por Enciclopedia Británica.

Esta ha sido cultivada durante siglos, siendo su primer registro de uso y cultivo en el año 2800 A.C. en China. Inicialmente se cosechaba por sus fibras, que debido a su durabilidad son utilizadas en la fabricación de cuerdas, bolsas y demás productos textiles como camisas, vestidos e incluso zapatos.

Sin embargo, en los últimos años sus usos se han expandido a las industrias de alimentos y bebidas, cosméticos, farmacéuticos y demás manufacturas, con un total de hasta 50 mil usos conocidos de acuerdo con la Hemp Foundation.

Para entender sus distintos usos primero se debe comprender la estructura de la planta y sus propiedades. Por ejemplo, las semillas son pequeñas, similares a la quinoa y se les conoce por su alta densidad nutritiva que las hace ser consideradas un super alimento, además, de acuerdo con el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, en una porción de 30 gramos podemos encontrar hasta 166 calorías, 9 gramos de proteína, 1.2 gramos de fibra, 21 miligramos de calcio, 2 miligramos de hierro, por mencionar a algunos.

El uso de sus semillas no se limita a comidas y bebidas, pues de estas también se pueden extraer aceites los cuales se emplean en cosméticos y farmacéuticos del cuidado de la piel. Esto debido a que sus propiedades naturales lo convierten en un excelente hidratante debido a su alto contenido de omega 6 y omega 3.

Puede interesarle: Best Markets reveló 56 nuevas oportunidades para los productos guatemaltecos

Por otro lado, el tallo que proviene los usos más antiguos del cáñamo, pues de él se extraen sus fibras de gran duración con las cuales se pueden crear elementos como cuerdas, madera, ropa, accesorios y textiles, papel, hormigón y hasta plástico biodegradable.

El uso de sus fibras en conjunto a demás materiales resulta en productos flexibles y ligeros, pero altamente resistentes. También podemos mencionar la raíz, y es que la misma tiene principalmente usos medicinales que al ser pulverizada y hervida puede ser utilizada para tratar fiebre artritis, inflamación y otros padecimientos comunes. Estas cuentan con una larga historia de uso medicinal, donde en China aproximadamente en el 2,700 A.C se utilizaba para reducir el dolor por fracturas, esto en forma de una pasta que se aplicaba en la piel.

Actualmente este uso se ha trasladado a la medicina tópica, o medicación en áreas específicas del cuerpo. En los últimos años se ha popularizado el uso de ungüentos y cremas con contenido de cáñamo (a base de las semillas y las raíces) para tratar músculos y articulaciones adoloridas. Estas soluciones son particularmente utilizadas por deportistas debido a su interés en productos naturales y su constante uso de ungüentos y cremas para el dolor corporal.

El mercado global de cáñamo industrial

De acuerdo con Grand View Research, el mercado global de cáñamo se valoró en 4 mil millones de dólares en 2021, y espera una tasa anual compuesta (CAGR) de crecimiento del 16.8 por ciento de 2022 a 2030.

Así también se pude apreciar que, en Estados Unidos (un mercado de 1 mil 124 millones de dólares) el mayor mercado es el de las fibras, sin embargo, las semillas resultan ser el componente de mayor crecimiento y para 2030 estará en niveles cercanos a las fibras.

El hecho de que el 100 por ciento de los componentes de la planta puedan utilizarse la hacen particularmente popular entre los consumidores preocupados por el medio ambiente, ya que encaja dentro del concepto de residuo cero o zero waste (en inglés).

Esta idea se basa en la reutilización de residuos, y en minimización para disminuir el daño al ambiente, el cáñamo al ser biodegradable y una planta que se puede usar completamente encaja en el perfil ecológico tan demandado por el nuevo consumidor.

En lo que respecta a sus aplicaciones a nivel industria son textiles, cuidado personal, alimentos y bebidas las que ocupan una mayor porción del mercado.

Retos y oportunidades

Actualmente existen varios países en Latinoamérica que han legislado y regularizado el cultivo del cáñamo industrial, como lo son Brasil, Colombia, Uruguay, Paraguay y Costa Rica, así también como Estados Unidos y Canadá en el norte.

Guatemala cuenta con la oportunidad de ser parte de este mercado tan innovador y para ello debe crearse un marco regulatorio que permita la producción, exportación e importación del cultivo. Actualmente ya existen esfuerzos para alcanzar la legalización únicamente del cáñamo industrial.

Hay un gran potencial para este cultivo en el país considerando el crecimiento de mercado y las condiciones climáticas de ciertas áreas del país. El sector agrícola puede exportarlo de manera directa, y el sector de manufacturas puede emplearlo como materia prima en varios productos de exportación.

Considerando los pocos recursos naturales que se necesitan para su cultivo, su rápida producción, múltiples usos, el hecho de que es biodegradable, y como todas las partes de la planta pueden ser empleadas y utilizadas, el cáñamo industrial es sin lugar a duda una de las cosechas del futuro. Esperemos su potencial se vea aprovechado, y se convierta en un producto más de excelente calidad para el sector exportador de Guatemala.

Nota relacionada: Costa Rica ingresaría a negocio millonario con cannabis medicinal y cáñamo

Comercialización
Click para comentar

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Connecting Best Markets CBM
Observatorio de Competitividad
To Top