Opinión

Mi historia: cómo me convertí en jugadora profesional de fútbol

Como guatemaltecos/as pensamos que haber nacido en un país con aparentes pocas oportunidades limita nuestros sueños, pero no siempre es así. Con esfuerzo y disciplina ¡los sueños se cumplen!

En lo personal, siempre me enseñaron a ser excelente y disciplinada de forma integral: en lo académico, personal y deportivo.

Al principio de mi vida y mi carrera, nunca pasó por mi mente dedicarme al fútbol de lleno. Guatemala no contaba con una liga profesional, entonces puse mi mayor esfuerzo a los estudios universitarios, pero sin abandonar el deporte.

Logré compaginar mi formación académica con el fútbol, a pesar de ser muy difícil. Significaba sacrificios, por ejemplo, en mi vida social.

Actualmente, Ana Lucía juega en el Madrid CFF

Cada día era un reto para hacer lo que me apasionaba, paralelo a una carrera universitaria. Al cerrar pensum en la Universidad de San Carlos de Guatemala (como ingeniera química), toqué puertas en el extranjero para darle la oportunidad a ese sueño que había postergado.

Lo más difícil fue dejarlo todo en Guatemala: mi país, mi familia, mis amigos y amigas. Llegó la primera oportunidad y fueron unos meses en Estados Unidos y después en España, donde empecé jugando en la segunda división. Representó un desafío acoplarme a la cultura, al clima, y al nivel futbolístico porque sabía que, siendo extranjera, tenía que aportar aún más.

Al principio sufrí un poco de discriminación, pero sabía que tenía que demostrar porqué estaba ahí.

¡Cada partido era un gran reto! mi mayor anhelo era jugar en la primera división. Sabía que necesitaba destacar, me propuse mejorar y entrenar duro para rendir bien. Y así fue. La siguiente temporada me ficharon en la primera división con el Rayo Vallecano.

Al principio fue muy difícil porque todas las jugadoras eran muy buenas y pensaba que no tenía oportunidad de ser titular y jugar, pero reflexioné: he sacrificado todo por estar aquí, así que debo esforzarme más para estar al mismo nivel de ellas.

Ana Lucía Martínez

En esa época, sólo pensaba en todo el sacrificio que había hecho mi familia por ayudarme a cumplir mi sueño y que debía aprovecharlo al máximo. Logré jugar de titular en casi todos los partidos y al siguiente año, recibí mi primer contrato profesional con el club Sporting.

Cada temporada ha representado un reto grande, siempre pienso en mi familia e intento hacerlos sentir orgullosos día a día.

Actualmente, llevo cinco años jugando en España, tres de ellos como profesional, y sólo puedo sentirme realizada, porque aproveché esa pequeña oportunidad que me dieron y dejé todos mis miedos atrás para poder llegar hasta donde estoy.

Cada año me trazo metas en lo deportivo y académico. Actualmente tengo un máster en economía y ahora mismo estoy estudiando un MBA.

Con el tiempo he notado que en mi país se identifican con mi historia y es algo que siempre he querido, inspirar a otros a luchar y perseguir sus sueños, en especial a la juventud de Guatemala. Por más difícil que parezca, que ningún obstáculo nos aparte de alcanzarlos.

Postgrado de Comercio Exterior
2 Comentarios

2 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Campaña de Servicios

Más populares

To Top