Mundo Digital

Comercio electrónico está cambiando en centros urbanos

comercio electrónico

Comercio electrónico | Las fiestas navideñas 2023 se convirtieron en esa época del año en la cual los empleados de logística que entregan paquetes estaban por todas partes.

Por DW.com

Comprar por internet se ha vuelto muy fácil: con solo hacer un clic para que los zapatos soñados, cargadores de móvil, comestibles, o regalos para el cumpleaños de un ser querido lleguen a la puerta de casa. Según cifras preliminares, el volumen de ventas del comercio electrónico en 2023 fue de casi 6 billones de dólares en todo el mundo. En comparación, en 2017 fueron 2.3 billones de dólares. Según pronósticos, ese crecimiento continuará, especialmente en el mercado asiático.

Comercio electrónico y su mercado para conceptos innovadores

¿Qué importancia tiene el comercio electrónico a nivel local? Comprar desde la comodidad del sofá es rápido y efectivo para los clientes. Sin embargo, esto tiene consecuencias de gran alcance para urbanistas, proveedores y empresas de gestión de residuos.

Una preocupación generalizada es que si el dinero se gasta a través de internet en lugar de las tiendas físicas, los centros de las ciudades quedarán desiertos. Y los clientes se encontrarán de repente con escaparates vacíos, tristes y grises. Pero, ¿realmente tiene que ser así?

«Es un mercado en el que están pasando muchas cosas, en el que se prueban cosas y se aplican conceptos innovadores, por eso es tan interesante investigarlo», dice a DW, Heleen Buldeo Rai, de la Universidad de Bruselas.

Puede interesarle: Habilitan transmisión electrónica para certificados sanitarios y fitosanitarios de exportación hacia Centroamérica

Rai investiga el impacto del comercio electrónico en la sostenibilidad y la logística de las ciudades.

Nuevas soluciones también para las compras en línea

Comprar, desempaquetar, desechar cajas: un principio común que produce contenedores de papel desbordados en Alemania y otros países de Europa. Cada ciudadano de la Unión Europea (UE) desechó embalajes por valor de 246 kilogramos en 2021.

Alrededor del 40 por ciento son paquetes de cartón y papel, según un estudio de Eurostat. Casi todo eso se recicla. Al menos eso.

Una mirada a las cifras y previsiones revela que es más probable que aumenten las compras en línea lugar de que disminuyan.

«Utilizar embalajes reutilizables debería ser hoy tan natural como separar nuestra basura», afirma Carina Koop, experta en economía circular que investiga medidas de prevención de residuos en el Instituto Wuppertal.

Nota relacionada: Aumentó carga aérea de Latinoamérica en un 4.2%

El principal proveedor logístico alemán, DHL Group, está desarrollando actualmente un sistema de cajas reutilizables para comercio electrónico. De momento sólo para el sector B2B, es decir, entre las empresas. Sin embargo, si la fase de prueba tiene éxito y aumenta la demanda de este tipo de soluciones, se ampliará la gama, explicó Jessica Balleer, portavoz de Sostenibilidad del Grupo DHL.

Modelos virtuales contra las devoluciones

Koop, experta en prevención de residuos, no sólo ve potencial en los envases: «Las devoluciones son un problema enorme en el comercio electrónico, por lo que necesitamos soluciones sensatas, incentivos y un cambio de conciencia entre los clientes». En Alemania se devuelve uno de cada siete paquetes.

La última innovación del mercado asiático podría ayudar. La idea consiste en que modelos virtuales personalizados pueden probarse camisetas, zapatos u otros productos. Heleen Buldeo Rai cree que la principal razón de las devoluciones es que la gente suele pedir dos o tres tallas a la vez, por pura indecisión.

El problema podría resolverse con el procedimiento de click&collect, que permite recoger las compras de manera física o presencial luego de encargarlas en internet, o con el de showrooming, que posibilita que los clientes prueben los productos en una tienda física, y que luego puedan comprarlos online, de una forma más económica y menos técnica.

También hay muchas empresas emergentes que están desarrollando soluciones para un reparto rápido, sin complicaciones y sin emisiones, utilizando drones y robots, o sistemas de tuberías subterráneas. Sin duda, el comercio electrónico cambiará la fisonomía de las ciudades a largo plazo, en términos de movilidad, oferta de puntos de venta estacionarios, y en cuanto al uso y distribución del espacio urbano.

Puede interesarle: Ataques a buques en Mar Rojo añaden tensión a rutas y precios en transporte marítimo

Comercialización
Click para comentar

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Observatorio de Competitividad
To Top