Historias de exportación

El Café de Petronila: la receta maya de una idea que comenzó en Barcelona

Petronila Luis González es originaria de la aldea Chirramos, Cubulco, Baja Verapaz. Es una región maya Achí de donde emigró joven para continuar sus estudios en la Ciudad de Guatemala y posteriormente a Barcelona, España. Junto con sus hermanos han emprendido un negocio de café de exportación que sirve para generar empleo a mujeres agricultoras en esa zona del país.

Chirramos es una aldea en donde no había electricidad y las mujeres no estudian más allá de sexto primaria. Así son las condiciones. Además, yo no sabía español”, contó.

Esa situación la forzó a mudarse a la capital del país, en donde continuó sus estudios. Sin embargo, cuando ya cursaba el sexto semestre en la universidad hubo un suceso que marcó su vida para siempre.

“Un ladrón entró a la casa en donde vivía y casi me mató. Me perforó el estómago y perdí un riñon, pasé tres días en coma y varios meses en el hospital, con muchas cirugías y aunque volví a la universidad, yo vivía con miedo e inseguridad, padecí depresión”, detalló.

Petronila Luis González dirige ahora dos empresas en Barcelona, España

Petronila quería irse tan lejos como le fuera posible y con el apoyo de su hermano. se dispuso a viajar a España. En principio, era un viaje para olvidar lo que había sufrido, sin embargo, vio la oportunidad para continuar sus estudios y aunque no fue fácil, cuatro años después logró ingresar en Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), con el apoyo de sus hermanos y padres. Sus hermanos siempre han sido sus aliados e inversores.

Así fue como Petronila estudió economía y una especialización en finanzas en Europa.

El café y los negocios

Estando en Barcelona, Petronila importaba para su consumo propio café de una finca propiedad de su abuelo. “Nos servía para nuestros desvelos con los compañeros de la universidad”, recordó.

Así fue como comenzó la idea. Sus compañeros y profesores la motivaron a emprender. Con los conocimientos adquiridos en la universidad, decidió hacer un plan de negocios y comenzar El Café de Petronila.

Lucía Luis González, es quien dirige las operaciones de El Café de Petronila en Guatemala.

“Pensamos en que lo mejor era importarlo de Guatemala y también nos dimos cuenta de que no había un café con nombre de mujer”, dice la ahora empresaria.

Localmente, el café puede comprarse en las redes sociales y, además de España, ya ha sido exportado a Tennesee y Tejas, en Estado Unidos. En los próximos meses esperan enviarlo a Boston.

Gracias a su comercialización, se genera empleo para pequeñas productoras en Cubulco y además su versión premium ofrece una receta maya heredada desde 1870.

A raíz del COVID-19, las ventas sufrieron una baja, sin embargo, en mayo y junio, encontraron en la tecnología su aliada para continuar con la promoción y distribución.

Petronila sueña con que su historia sea un ejemplo. “Me encantaría que las mujeres puedan sentirse independientes y que sepan que cualquier cosa que uno se proponga se puede alcanzar”, afirmó.

El Café de Petronila forma parte del Comité de Cafés Diferenciados de AGEXPORT, en donde están agrupados caficultores y comercializadores de cafés especiales. Además, en la institución también hay un Comité de Mujeres Exportadoras, desde donde se promueve e incentiva la participación femenina en toda la actividad exportadora.

Postgrado de Comercio Exterior
Click para comentar

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Campaña de Servicios

Más populares

To Top