China y Estados Unidos seguirán la semana próxima en Washington sus consultas en busca del necesario acuerdo comercial, luego de dos días de diálogos aquí definidos por los visitantes de productivos, aseguran hoy medios periodísticos.

Según trascendió, durante el encuentro de este martes y miércoles en Beijing los equipos determinaron sostener otras negociaciones, pero no adelantaron si avanzaron más o cuánto queda por consensuar para cerrar el pacto.

Como en todas las ocasiones previas, dirigieron las pláticas el viceprimer ministro chino Liu He por la parte anfitriona, mientras que por la norteamericana están el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y el representante adjunto de Comercio Jeffrey Gerrish.

Ninguno dio declaraciones a la prensa y solo Mnuchin escribió en su cuenta de Twitter que los diálogos fueron productivos.

Sin embargo, algunos medios estadounidenses alimentan las expectativas con rumores sobre el posible anuncio del convenio, a más tardar el próximo viernes.

La reunión de esta semana en Beijing tuvo como precedente de que en la anterior lograron consenso sobre algunos temas conflictivos y puso a las dos potencias más cerca del esperado pacto que selle su guerra tarifaria.

Las discusiones abarcaron asuntos como la propiedad intelectual, transferencia obligada de tecnología, tarifas, agricultura, servicios, importaciones y mecanismos con provisiones para cumplir los acuerdos.

Previo al encuentro, Mnuchin aseguró que aunque quedaban pendientes cuestiones significativas y mucho trabajo por delante, están en un punto donde o bien dan el toque final al convenio o podrían terminar sin ninguno.

Por otro lado, fuentes anónimas de la Casa Blanca declararon que existe la posibilidad de que el presidente estadounidense, Donald Trump, abandone la mesa de diálogos si no se logra un pacto a su gusto.

De hecho, advirtió que es “un hombre de tarifas” desde diciembre pasado justo al inicio de la tregua al diferendo comercial con China.

China, en tanto, continúa cauta en el tratamiento del tema desde que estalló la discordia en marzo de 2018, máxime porque el proceso de negociaciones trascurre en medio de avances y retrocesos propiciados por el mismo Trump.

Además, insiste en cada momento en la cooperación como la mejor vía ante cualquier tipo de fricciones y aboga por un convenio racional, mutualmente beneficioso, equitativo, respetuoso de los intereses y preocupaciones de cada parte.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here