Oportunidades

Alimentos kósher: la dieta judía que busca proveedores

Se estima que hay unos 600 mil alimentos certificados kósher, los cuales son consumidos regularmente por aproximadamente 30 millones de personas.

El kashrut es el grupo de leyes por las que se rige la dieta judía, las cuales aparecen en el Antiguo Testamento de la Biblia. Significa “adecuado”, “propio” o “correcto” en hebreo y deviene de la misma raíz que la palabra kósher.

Contrario a la creencia popular, los rabinos u oficiales religiosos no “bendicen” la comida para “hacerla” kósher. Los vegetales de un jardín, por ejemplo, pueden considerárseles kósher, siempre y cuando no tengan algún insecto. En general, actualmente es complejo establecer el origen de cada ingrediente con que se elaboró un alimento. Eso da pie a las certificaciones de alimentos kósher, que en realidad se otorgan a los insumos con que se elaboró un producto final.

Francia es el país con la población judía más grande de Europa

“El kashrut es una de las 613 leyes de los judíos, establece cómo debe alimentarse quien desea mantener su cuerpo puro. Pero no se trata de algo “religioso”, sino que es parte de un modo de vida”, comentó Begoña Garby, consultora en certificación kósher y enlace con la comunidad judía guatemalteca.

Según Garby, los lineamientos generales de la dieta judía tienen que ver con los animales prohibidos y los permitidos, pero también con aspectos que con el tiempo se ha verificado que son positivos para la salud. “Por ejemplo, cocinan lasagnas con berenjenas, zuchinis y queso, porque tienen prohibido mezclar lácteos y carnes”, apuntó.

Oportunidad de exportación y cómo acreditarse

En Guatemala la comunidad judía, según Garby, no supera las 1 mil 500 personas, razón por la cual la mayoría de sus insumos son importados. Sin embargo, hay entre 50 y 75 empresas guatemaltecas certificadas kósher que exportan sus productos. “También exportamos servicios porque han venido empresas de El Salvador, Honduras o Nicaragua a certificarse en Guatemala, ya que aquí sí hay un rabinato formal”, comentó.

La experta consultada se dedica hace más de tres décadas a certificaciones de carga, por lo que cuando la comunidad judía local le contactó, su primer reto fue poner al mismo nivel la de los alimentos kósher. Ella ofrece soporte, inspecciones previas a la planta y acompañamiento hasta obtener la certificación por parte de la comunidad judía y el rabino.

Camello, cerdo, reptiles, conejo, mariscos, aves de rapiña, son prohibidos en la alimentación judía. Lácteos y carnes tampoco pueden combinarse

En cualquier caso, la industria alimentaria guatemalteca tiene oportunidad de constituirse en proveedora de esta especialidad. “Ahora bien, es algo serio. La certificación da certeza de que otros judíos pueden comer el producto. Aquí no es que, si se cometió un error, se corrige y ya. Se trata de que, si no hago bien mi trabajo, hago pecar a otras personas”, comenta Garby. “Es algo serio para ellos”, repite. Y concluye: Hay personas que prefieren pasar hambre a romper las reglas del kashrut.

Nota publicada originalmente en la versión impresa 284.

Diagnóstico E-commerce
Click para comentar

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ece

Más populares

To Top