La Comisión Europea (CE) aprobó la importación de soya estadounidense para emplearla como biocombustible, tras haber quedado conforme con una verificación de los requisitos técnicos de la leguminosa.

En una comunicación de la CE, la entidad manifiesta haber reconocido como válido el sistema de certificación que emplea Estados Unidos en la producción de soya por lo que dicha verificación se mantendrá vigente hasta julio de 2021.

Asimismo, el permiso europeo podrá extenderse si el sistema estadounidense aplica algunas modificaciones que contribuyan a las pautas de sostenibilidad dispuestas por la Unión Europea (UE) para el periodo 2021-2030.

Según datos divulgados recientemente por la CE, las importaciones de soya desde Estados Unidos a la UE aumentaron un 112 por ciento entre julio y diciembre de 2018, hasta superar las cinco millones de toneladas en comparación con el mismo periodo del año precedente.

Dicho aumento forma parte del acuerdo realizado entre el presidente de la CE, Jean-Claude Juncker, y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump que, en julio del año pasado, se comprometieron a incrementar el comercio en diferentes áreas y productos, especialmente la soja.