La Terminal de Contenedores de Moín (TCM) en Costa Rica permitirá conectar mercadería transatlántica sin escalas a los mercados europeos y asiáticos desde la nación centroamericana.

“En A.P. Moller- Maersk nos asociamos con los gobiernos para convertirnos en el mejor operador portuario en el mundo y Moín es un excelente ejemplo de esto. Sin duda, hoy estamos inaugurando una nueva era en el comercio intrarregional e internacional en Centroamérica”, destacó el CEO de APM Terminals, Morten H. Engelstoft.

El proyecto implicó una inversión de US$ 1 mil millones y fue construido sobre una isla artificial. La TCM es un muelle de 650 metros de longitud y un patio de contenedores con capacidad para albergar 26 mil TEU (equivalente a 20 pies), incluyendo una conexión para 3 mil 800 contenedores refrigerados.

Costa Rica es el mayor exportador mundial de piñas y el tercero de bananos, por lo que se prevé que la nueva edificación será de gran utilidad.

“Uno de los objetivos del Gobierno de la República es la generación de empleo con un enfoque de territorialidad y, con esta obra que hoy inauguramos, se están generando las condiciones de competitividad y la reactivación económica para la provincia de Limón y también para todo el país”, resaltó el Presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado Quesada.

Impacto económico

La TCM inició operaciones con 650 colaboradores directos, sin embargo, de acuerdo a un estudio elaborado por la Academia de Centroamérica, en la próxima década se crearán 147 mil empleos indirectos.

APM Terminals también contribuirá con el pago del canon del 7.5 por ciento de sus ingresos brutos a la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica de Costa Rica (Japdeva). La compañía depositará US$20 millones anuales por concepto del canon de explotación de la terminal.

La región podrá capturar un porcentaje muy alto de los barcos que transitan por el Canal de Panamá. Se proyecta que la cantidad de rutas que llegan a la TCM aumentará hasta un 285 por ciento.

El proyecto cuenta con el escáner más moderno de Latinoamérica para revisar cargas, según un comunicado emitido.

Además, poseen seis grúas pórticas y las 29 grúas de patio, que permitirán a la terminal realizar un promedio de 180 movimientos por hora de estiba y descarga, de manera ininterrumpida.

Dichos estándares de eficiencia superan los mínimos exigidos por el contrato de concesión y posibilitarán una reducción en el tiempo de atención a barcos de 40 horas (tiempo promedio en los demás muelles) a apenas 15 horas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here