Nota publicada en la edición impresa 279

La producción, el empleo y la forma de adaptarse al mundo está cambiando. Esta es una reseña de lo que la revolución tecnológica está trayendo al mundo y cómo Guatemala busca adaptarse.

“Los días del futuro pasado”, fue el nombre de una película estrenada en 2004 como parte de la saga de los X-Men. En ella, el personaje llamado Logan (o Wolverine), debe viajar en el tiempo para alterar el futuro que ya pasó.

Constantemente, la realidad guatemalteca se parece a ese argumento. Da la impresión que procura reducir una brecha de cara al futuro, pero muchas veces se trata de un futuro que, en otras realidades, tal como en la película de ciencia ficción, ya ocurrió.

En palabras del experto en innovación Mario Morales, “el futuro ya ha sucedido en alguna parte, simplemente está mal distribuido”.

Según el Índice de transformación digital de Dell, el 52% de los tomadores de decisiones ejecutivos de 16 países han experimentado disrupciones considerables en su sector como resultado de las tecnologías digitales.

Programas informáticos que imitan el comportamiento humano (conocidos como bots), están ya respondiendo cuentas en redes sociales o plantas telefónicas; entregas a domicilio de productos a través de drones o con vehículos que no necesitan de un ser humano para conducirse, son parte de los días del futuro que está por llegar. O que, en otros países, ya llegó.

La inteligencia artificial para ahorrar energía, proveer información o diagnosticar enfermedades, ya son parte de lo que el mundo habla.

Mientras eso sucede, Guatemala, por ejemplo, batalla por licitar el ancho de banda, que no sólo busca internet más rápido, sino un proceso de alfabetización digital.

En los últimos cinco años, según reportó la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), se aceleró el avance del internet en la región: 55 por ciento de sus habitantes usaron la red en 2015, 20 puntos porcentuales más que en 2010. Sin embargo, en palabras de Gabriel Biguria, de Empresarios por la Educación, “mientras Guatemala analiza en licitar la tecnología 4G, los otros países ya hablan del 5G”.

La CEPAL también indicó que para 2015, la estimación global de personas únicas suscriptoras de telefonía móvil eran 4 mil 700 millones y el 43.4 por ciento utilizaba internet. En Guatemala, alrededor del 35 por ciento de la población tiene acceso a internet, según diferentes fuentes consultadas para esta nota.

Tecnología para la innovación
El uso de la tecnología para innovar ha hecho que algunas de las empresas más exitosas de la actualidad basen sus fortunas en ideas y plataformas virtuales. Uber es la red de traslado de personas más grande del mundo, pero no tiene ni un solo taxi en su planilla; la plataforma Netflix ofrece 655 de horas de video por segundo, pero no posee salas de cine; más recientemente, los ejemplos clásicos se han extendido a Airbnb, un sitio global de reservas de alojamiento, que no tiene siquiera una habitación de hotel.

Si de innovación hablamos entonces, es importante recurrir al Índice Mundial de Innovación, el cual en su edición 2017 sitúa a Guatemala en el puesto 98 de 130 economías analizadas.

Empresas como Google, IBM, Facebook y Microsoft están apostando ampliamente por el uso de inteligencia artificial en las labores del hogar, invirtiendo millonarias cifras en su desarrollo.

Para el estratega en comunicación digital, José Kont, una de las claves para las empresas en esta era tecnológica es “no tener miedo”. “Los bancos, por ejemplo, descubrieron que ahorran mucho dinero al implementar eficientes aplicaciones para celulares, porque prácticamente esa APP se convierte en una agencia móvil. Se evitan largas filas en sus sedes y ahorro de personal”, acotó.

Precisamente una de las grandes incógnitas sobre lo que está trayendo la tecnología es sobre los puestos de trabajo. Para ello, Dataexport consultó con la firma Manpower Group, expertos consultores en recursos humanos.

Tania Arita, gerente regional de esa consultora, detalló que, en efecto, 65 por ciento de los empleos para la generación Z (aquellos que nacieron de 1995 a la fecha) ni siquiera están creados, “no sabemos cuáles serán”, apuntó.

Talento humano

El Instituto Técnico de Capacitación y Productividad ofrece 10 mil cupos formativos por año en la especialidad de tecnologías de la información y la comunicación (TIC). Ofrece carreras cortas y de larga duración; es un referente en la región y posee la academia CISCO (líder mundial en informática) más grande en Guatemala, refirió Ricardo Méndez, jefe del centro TIC.

Sin embargo, al cuestionársele puntualmente sobre si habrá una reducción de empleos en términos de cantidad de personal o sustitución de estos por máquinas, explicó que no. “Ahora se habla de robots colaborativos (cobots). Más bien la discusión se trata de cómo nosotros tenemos que cambiar nuestras habilidades para entrar a esta nueva era tecnológica”.

La instalación de sistemas automatizados podría eliminar hasta unos 30 mil empleos en China. Sin embargo, las empresas implicadas aumentarían su volumen anual de ventas hasta en  US$ 4 mil 880 millones. ¿Estamos preparados?

En la experiencia personal del Presidente de AGEXPORT, Antonio Malouf, “vi cómo de ser una actividad económica llamada “maquila”, la industria textil se convirtió en una de primer nivel, incorporando tecnologías y especializaciones que lograron que la cadena productiva que va desde diseño, hilos, textiles, confección y accesorios, sea de alta costura, con un alto reconocimiento internacional, convirtiendo al sector de vestuario y textiles, en el principal exportador del país”.

Innovación donde no se imaginaba

El Índice Mundial de Innovación abordó como tema central en su edición 2017 a la agricultura y los sistemas alimentarios, donde ya se utiliza el término “agricultura digital”. Eso nos lleva a pensar en innovaciones en sectores poco tradicionales.

En el sector agrícola, las plataformas móviles permiten acceder a información sobre el mercado, las tecnologías y el clima, posibilitando una mayor competitividad, según CEPAL. Se prevé, por ejemplo, mayores avances en salud, con aplicaciones de monitoreo, dispensadores de medicina y telemedicina, y en las cadenas de valor manufactureras con el desarrollo de servicios máquina a máquina (M2M) de próxima generación.

“No intenten innovar…por ustedes solos. No busquen en Google las tendencias de su sector. Busquen a profesionales para identificar en sus propias empresas. Es que de tanto repetir “innova, innova, innova”, a veces uno se pasa y repite lo que hacen los demás”, explicó el consultor español Juan Mellén.

Por supuesto, no es el único sector donde las ideas creativas se presentan. La digitalización, según una encuesta global de Manpower Group, incrementará las planillas de las empresas en países como Italia, Guatemala y Perú. Sí, Guatemala confía en que su adaptación tecnológica y creativa, crearán, en vez de disminuir oportunidades laborales.

Las áreas de tecnologías de la información, recursos humanos y servicio al cliente, sería donde más personal se demandará derivado de la era tecnológica, apuntó la encuesta realizada a 18 mil empleadores en 43 países. Ese mismo documento estimó que más del 90 por ciento de las empresas serán impactadas en los próximos dos años por la digitalización.

¿Cuál es el futuro del trabajo?

En palabras del también Presidente del Comité de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras, el país debe prepararse para lo que será la Guatemala 4.0. “Para ello hacen falta tres aspectos prioritarios: una política económica de generación de empleo y crecimiento económico en el corto plazo, con certeza jurídica como base; una agenda legislativa que impulse la competitividad de país; y la priorización de inversión en logística”, puntualizó Malouf.

Ideas innovadoras

Neuromarketing móvil. El eye tracking es una evaluación del movimiento de los globos oculares que evalúa la respuesta de las personas como indicador en estudios de neuromarketing. Sin embargo, eso es demasiado caro (un estudio oscila los US$ 5 mil). Por ello, iLifebelt desarrolló una aplicación de descarga en el celular que, por una décima parte de ese precio, permite hacer esa misma evaluación. La idea fue elegida entre las mejores 100 de la región para participar en el eMerge Américas 2017 como emprendimiento.

Envases. La diseñadora industrial, Mariluz Barrios, comentó que su trabajo se trata de innovar en envases plásticos para el sector cosmético. “A veces pensamos en quedarnos únicamente con los moldes que ya se han hecho, pero hay mucho más”, apuntó. Desde mangas termoencogibles hasta etiquetas diferentes o serigrafía, son las opciones innovadoras para esta especialidad.

Paredes resistentes a la radiación. Si de novedades en industrias poco imaginadas se trata, esta es un claro ejemplo. Procesadora de Minerales, S. A., halló en la barita – un mineral no metálico – el perfecto recubrimiento en paredes para contener la radiación. Es útil para las empresas dedicadas a la salud, donde hay grandes riesgos al respecto. Siendo una opción alternativa, los costos también son, por mucho, inferiores, a los del mercado tradicional de “contención”. Además, su versatilidad permite recubrir oficinas, clínicas y espacios más pequeños en forma de tablayeso.