Por: Ana Lucía Contreras – Asesora legal Gerencia de Competitividad País AGEXPORT

Quienes se dedican a la exportación de software, contenido digital o similares, pueden ampararse bajo el decreto 29-89, como una oportunidad de crecimiento.

El sector de servicios está en constante expansión, esto se ve reflejado en el crecimiento de las exportaciones de software, contenido digital y la subcontración de procesos de negocios o externalización de procesos de negocios (BPO, en inglés), las cuales, según datos suministrados por el sector de servicios de AGEXPORT, en el 2016 alcanzaron los US$ 1 mil 177.9 millones en exportación, lo que equivale a un crecimiento del 13.1 por ciento en comparación con 2015.

Por aparte, estimaciones realizadas por el Analista Económico de AGEXPORT, Ricardo Rodríguez, dan cuenta que el número de empleos generados por la exportación de servicios en 2016 fueron 109 mil 813, con una proyección en aumento para el año 2020 de 76 mil 456, es decir, se alcanzarían los 186 mil 269 puestos de trabajo.

La Ley de Fomento y Desarrollo de la Actividad Exportadora y de Maquila, decreto 29-89, cuya última reforma fue realizada en 2016 a través de la Ley Emergente para la Conservación del Empleo, tiene entre sus principales beneficiarios las exportaciones de servicios. Al amparo de esta norma podrán calificarse todas aquellas personas individuales o jurídicas que brinden servicios vinculados a las tecnologías de la información y comunicación, las cuales son ofrecidas por centros de llamadas, centros de contacto, desarrolladores de software y de contenido digital, siempre y cuando los presten a personas no residentes en el país, es decir, cuando los exporten.

Así mismo, bajo la calificación del decreto 29-89, las empresas pueden gozar de otros beneficios contenidos en otras leyes, tal es el caso de la exención del Impuesto de Solidaridad -ISO-.

Un informe presentado en el año 2016 por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), señala que los países con una mayor especialización exportadora en servicios se sitúan en el Caribe y Centroamérica. Y es que la región ofrece altas ventajas competitivas para los mercados internacionales, tales como las capacidades bilingües, el alto potencial de su recurso humano, la proximidad cultural y geográfica hacia territorios como Estados Unidos, la innovación, así como la vocación exportadora y las economías en crecimiento.

Otras leyes en que pueden ampararse los exportadores de tecnología