Guatemala, 16 dic* (DE).- La Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) se encuentra en pleno proceso de cambio, las cifras lo confirman. Durante 2016 alcanzó su meta de recaudación, sin embargo, existieron factores exógenos que impidieron aún mayor ingreso a las arcas del Gobierno: el precio de los combustibles y el tipo de cambio.

La factura petrolera mundial ha disminuido y, en Guatemala, siendo que no es un país con una producción importante, eso significa ahorro. Es ahorro para el consumidor final, pero también una merma en el pago del impuesto directo al combustible.

Sólo en ese rubro, la SAT reportó que dejó de recaudar Q 188.29 millones, derivado, como ya se dijo, de la baja en los precios.

Un segundo factor, indicó el Superintendente Juan Francisco Solórzano Foppa, es el tipo de cambio. El país no ingresó a sus arcas Q 111.49 millones durante 2016, solo por la apreciación del Quetzal frente al dólar, reflejando la importancia del comercio exterior para el país.

Lo que sí se recaudó

Solórzano Foppa, detalló que se alcanzó el 100.24 por ciento de ejecución preliminar de la meta programada para dicho mes. El monto preliminar recaudado en 2016 fue Q 53 mil 680 millones.

La SAT detalló que el comercio exterior aportó Q 14 mil 629 millones al fisco durante el año, es decir el 27.2 por ciento del total. El Impuesto sobre la Renta es el que más aporta a la recaudación, con 30.7 por ciento.

*La nota se actualizó con los datos anuales