Ottawa, 13 jun (PL).- Los gobiernos de Canadá y Estados Unidos siguen hoy sin resolver la disputa comercial debido a la imposición por Washington de impuestos de hasta un 24 por ciento a la importación de madera aserrada de la nación vecina.

Así lo confirmó la ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, dentro del marco del Foro Económico Internacional de las Américas, en Montreal, al tiempo que indicó que, si bien las negociaciones continúan activamente, las posiciones aún están muy alejadas.

Creemos que, tanto en términos legales como de realidad económica, existe una buena base para negociar un acuerdo razonable. Sigo en contacto regularmente con el Departamento de Comercio de Estados Unidos y el secretario Wilbur Ross en este tema, declaró Freeland a Radio Canadá. No obstante, el Gobierno del primer ministro Justin Trudeau sigue decidido a defenderse contra la imposición del recargo por parte de la administración del presidente estadounidense, Donald Trump.

Estamos totalmente convencidos de la justeza de nuestra posición. Creemos que los derechos compensatorios sobre nuestros productos solo son punitivos y sin fundamentos, argumentó la canciller.

Y vamos a seguir defendiendo la industria maderera en Quebec y Canadá. Vale la pena recordar que en el pasado hemos ganado en todos los niveles y estamos seguros de que esto va a continuar, agregó la titular de Relaciones Exteriores.

A fines de abril, el Gobierno de la provincia canadiense de Quebec anunció medidas para proteger la industria forestal luego que la administración Trump dictó medidas que la afectan.

El sector forestal representa 60 mil empleos en Québec. Aproximadamente el 90 por ciento de las exportaciones de madera de la provincia tienen a Estados Unidos como destino.

Provincia canadiense protegerá sector maderero por medidas de EE. UU.

Desde mayo, las importaciones canadienses de madera aserrada se enfrentan a nuevos gravámenes que oscilan entre el tres y un 24 por ciento.

Una investigación del Departamento de Comercio de Estados Unidos alegó que la madera del país norteño está subvencionada por el Estado lo cual abarata sus costos y deja en desventaja a los madereros estadounidenses.

La medida ocurre en momentos que la administración Trump impulsa una renegociación del Tratado de Libre Comercio de Norteamérica, por considerarlo perjudicial para Estados Unidos

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here