Nota publicada en la edición impresa 275

71.5 por ciento de la población ocupada lo hace en la informalidad y 56.2 por ciento del país vive en pobreza. Esos datos son de inicios de este siglo y, desde entonces, muy poco han variado.

La más reciente Encuesta Nacional de Empleo e Ingresos (ENEI), reveló datos similares a los del 2002: 69.8 por ciento de los guatemaltecos se encuentran en la economía informal (4.5 millones) y la pobreza incrementó al 60 por ciento, de acuerdo a un informe del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo.

Guatemala no produce con la misma velocidad empleos que personas. Mientras la tasa de aumento poblacional es de aproximadamente 2.34 por ciento, la economía (y no con ello los empleos formales) crece en promedio al 3.5 por ciento cada año.

Ello contrasta con las 11.2 millones de personas que para 2002 habitaban el país, cifra que según las proyecciones más recientes – porque no se ha realizado otro censo desde entonces – se elevó a 16.2 millones en 2015. Hay más personas, pero el ritmo de creación de empleos no es relativo.

Fuente: INE

“El crecimiento económico del país ha sido positivo, sin embargo, la inversión pública es la misma de la década de los 70. Una preocupación nuestra son los 900 mil jóvenes que no estudian ni trabajan”, afirmó el ministro de Economía, Rubén Morales, en una reunión con periodistas.

Lo anterior concuerda con la opinión de la investigadora del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (CIEN), Verónica Spross. “Hay muchos jóvenes fuera del sistema y requieren una formación para insertarse en el trabajo”, refirió.

Según Spross, adaptarse a las tendencias globales es clave porque no se están creando los suficientes empleos formales en el país. Enseñar sobre sitios web, aplicaciones móviles y lo relativo al potencial competitiva de la región, conecta al mercado internacional.

La Agenda Nacional de Competitividad plantea la creación de alrededor de 550 mil empleos, siempre y cuando se siga la agenda urbana de cara al 2032, cuando paralelamente se estima que la población será de 22 millones de personas.

El director ejecutivo del Programa Nacional de Competitividad (Pronacom), Fernando Suriano, indicó que al menos el 75 por ciento de la creación de nuevos empleos estarán vinculados a las exportaciones en la próxima década.

“Queremos que Guatemala sea reconocida como un centro energético, logístico, con una plataforma exportadora y como destino turístico”, refirió Suriano. El Comisionado Presidencial de Desarrollo Humano, Competitividad Local e Infraestructura Crítica, Enrique Godoy Godoy coincidió al afirmar que “somos un país exportador, debemos conectar a las personas con mejores mercados”.