Según una investigación de Grant Thornton International, las mujeres ocupan 29 por ciento de los cargos de liderazgo senior a nivel mundial en empresas.


Por: Dataexport

En Guatemala, son mayoría. La proyección más reciente del Instituto Nacional de Estadística (a 2015) señala que en el país hay 8.3 millones de mujeres.

La visión combinada de hombres y mujeres en la dirección empresas permite incrementar la productividad. Así lo señala una investigación (McKinsey & Company. Women Matter 2014. p. 6), la cual concluye que “se estima que las compañías donde tres o más mujeres ejercen funciones ejecutivas superiores registran un desempeño más alto en todos los aspectos de la eficacia organizacional”.

En AGEXPORT, por ejemplo, hay aproximadamente 60 mujeres que integran alguna de las juntas directivas establecidas en las comisiones de trabajo. Además, se trabaja en la implementación de un comité específico para promover la participación de las mujeres en la actividad exportadora.

Ya en 1995, Sally Helgesen en su bestseller “La ventaja femenina: las formas de liderazgo de las mujeres”, afirmaba que, a diferencia de los hombres, que parecen agotarse en el día a día, las mujeres son más constantes no perdiendo de vista la perspectiva a largo plazo.

Desde luego hay retos. En Guatemala, según ONU Mujeres, el trabajo femenino no remunerado representaría el 20 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) y la brecha salarial entre hombres y mujeres alcanza los 30 puntos porcentuales.

Pero también hay que reconocer a quienes participan activamente en la economía. El Registro Mercantil informó a Dataexport que en Guatemala aparecen como representantes legales de empresas 149 mil 519 mujeres. La Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), reportó que el 46 por ciento de los contribuyentes son mujeres, es decir, 3.9 millones.

En todos los sectores de exportación es posible apreciar la calidad del trabajo de mujeres: manufacturas, servicios, agrícola, vestuario y textiles, acuicultura y pesca y contact center y BPO. Desde tejidos hechos a mano hasta camarones o arvejas que son empacados para comercializarse en el extranjero; desde empresas dirigidas por mujeres en oficinas con clientes fuera del país hasta asociaciones rurales agrícolas.

Las exportaciones no discriminan, son incluyentes.

“Hay que reconocer que el sector exportador es uno de los más cumplidores en términos Responsabilidad Social Empresarial que a su vez apuntan a los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Desde luego, es una exigencia de los mercados, es un factor de competitividad”, afirmó el director ejecutivo del Centro para la Acción de la Responsabilidad Social Empresarial en Guatemala, Juan Pablo Morataya.

Mujeres líderes en equipo

De importadores a exportadores

Cristian trabajó por 15 años en una empresa familiar propiedad de su suegro. La compañía, un laboratorio farmacéutico, importaba de México los envases plásticos que utilizaba, hasta que fue el propio proveedor quien les ofreció la representación en Guatemala y ampliar el giro de su negocio. Ello provocó la creación de una empresa hermana: Casma.

“Recién acababa de nacer nuestro segundo hijo, pero Walleska – su esposa – tuvo la visión de atender al mercado cosmético y ya no solo al farmacéutico”, contó el gerente general de Casma, Cristian Castillo. Sin embargo, según Cristian, fue la incorporación de Walleska al nuevo negocio y su visión para la gestión comercial lo que hizo crecer la empresa.

Casma ahora produce para venta local y de exportación tubos flexibles (que son utilizados, por ejemplo, por empresas que comercializan cremas, bloqueadores solares, etcétera). Genera empleo para 50 personas y ya atienden a las industrias veterinaria, alimenticia e industrial, además de las cosméticas y farmacéuticas.


¿Cómo hacen para trabajar juntos, cómo es la experiencia?

Cristian: primero que nada, hay respeto. Nos podemos apoyar en las tareas el uno del otro, pero respetamos el espacio profesional de cada uno. No es fácil, pero se puede. Siempre hemos dicho que hay un fuego y un agua: el fuego quiere las cosas ya, todo rápido; pero el agua en cambio se detiene a pensar pros, contras, a calcular números. Si los dos fuésemos fuego no sé dónde estaría la empresa y si los dos fuésemos agua…talvez ni habría empresa.

Walleska: cuando hay problemas, porque desde luego los ha habido, uno de los dos tiene que tomar la batuta y decir “los asuntos de la oficina se quedan allá y no van a la casa”. Tenemos la fortuna viajar por trabajo y también eso es una experiencia extraordinaria: es un viaje de negocios pero que nos sirve también para compartir como pareja. Es una bendición trabajar juntos, porque eso nos hace ir hacia un mismo objetivo los dos.


Aprovechar las fortalezas de cada uno
La experiencia de Pablo Cordón de la empresa Ethikos Global con su esposa Ingrid Gamboa, le ha llevado por un camino de madurez y reconocer el talento de cada uno en diferentes áreas.

“Trabajar en pareja significa aprovechar las fortalezas de cada uno. Ingrid tiene una visión de lo estratégico y financiero mucho más agudo que yo; en cambio lo comercial es mi fuerte”, contó Pablo a Dataexport.
Ingrid, que también dirige la empresa familiar Avalon – un contact center –, confiesa que lo más difícil de trabajar con su esposo es que antes tenía mayor individualidad en el trabajo. “Antes tomaba mis propias decisiones, pero ya como socios, tenía que consultarlas con Pablo (y viceversa)”.
Pero, según los entrevistados, ha sido justamente esa situación la que les ha hecho unirse más porque “invertimos nuestro patrimonio, tenemos una meta en común que nos obliga a llegar a acuerdos”, aseguró Ingrid.

Mujeres en las exportaciones

Mireya Archila – directora ejecutiva de Geoambiente. Tiene un B. Sc. en geología por la Universidad Lousiana; realizó estudios de geoquímica en Brasil, de gestión ambiental en México y de evaluación estratégica ambiental en Canadá.

La empresa que dirige innovó trayendo al país el primer laboratorio móvil de calidad del aire, que sirve para hacer mediciones en tiempo real. Se trata de una especie de tráiler en donde se transportan todos los analizadores, incluidos los de ruido, de emisiones de las chimeneas, entre otros. Ya han exportado sus servicios a Honduras, Nicaragua y México.

Café de Mujer: I’xkapeh. En Unión Cantinil, un municipio de reciente creación en Huehuetenango, se cultiva el café I’xkapeh. Este es producido por 50 mujeres que ya están exportando a Estados Unidos. Zubmy Yamileth Granados es una de esas mujeres y con orgullo afirma que “es café solo de mujeres, no es de nuestros esposos ni papás, solo de nosotras”. Este café es el que se degusta en las instalaciones de AGEXPORT.


Gloria Elena Polanco – Es la pionera de las agroexportaciones guatemaltecas. A finales de la década de 1970, mientras vivía en Europa, se percató de que no había tantas frutas y vegetales de la variedad y cantidad que en su natal Guatemala. Por aquel entonces, durante un viaje a Londres, encontró unos mangos importados de India. Así fue como identificó una oportunidad para la agroexportación nacional. Sin mayor conocimiento sobre la actividad exportadora, pero aprovechando el conocimiento de la oficina antecesora de AGEXPORT (Guatexpro), Gloria Elena, comenzó a vender al extranjero. Actualmente dirige la empresa Frutesa, exportadora de arvejas, ejotes y aguacates.

Emma Gutiérrez – Es diseñadora industrial por la Universidad Rafael Landívar. Integra la Junta Directiva de la Comisión Hecho a Mano de AGEXPORT. En 2016 inició tres proyectos propios en los cuales participan artesanos de 10 comunidades diferentes de Guatemala, utilizando técnicas tradicionales de telar de cintura, telar de pedal, bordado a mano, mostacilla, cerámica, herrería y vidrio reciclado.

“Creo que estamos en un momento en que la mujer ha sido reconocida por sus capacidades. Actualmente trabajo con artesanos y muchos son hombres, pero todo funciona muy bien. Es importante creer en las capacidades que uno tiene”, comentó.

Leticia Salazar Lima – Sus habilidades de liderazgo, capacidad de análisis, creatividad e innovación la llevan hoy a ocupar el puesto de Gerente General de Carga Global para Guatemala y El Salvador; esta empresa se dedica al diseño de logística para empresas exportadoras e importadoras, pionera en Guatemala en la creación del servicio marítimo de exportación de carga consolidada en contenedores.

Es presidente de la Comisión de Servicios al Exportador de AGEXPORT -SIEX- y Directora de la Junta Directiva General de la institución. Ha promovido y liderado eventos como el Congreso del Operador Económico Autorizado.

“En mi carrera profesional he enfrentado muchos retos, considero que el más importante ha sido el que me he planteado a mí misma: ser una mamá ejemplar y una empresaria y líder exitosa.

Natalia Ralda – Licenciada en administración de empresas e integrante de la Junta Directiva de la Comisión de Cosméticos de AGEXPORT y del comité de AGEXPORT Joven. “El papel de las mujeres se ha vuelto fundamental en la gestión empresarial, está marcando historia.

Las mujeres jóvenes tenemos la dicha de vivir en una época en donde las reglas del juego cambiaron, es por esto que estamos muy empoderadas, tenemos ganas de trabajar, crear impacto, hacer negocios y obtener resultados. Las exportaciones son importantes ya que aceleran el proceso de crecimiento de una empresa y abren posibilidades globales, minimizando barreras de cualquier tipo como género, edad o etnia”.

“Según un estudio de McKinsey Global Institute, si hubiese igualdad de oportunidades para las mujeres en el mercado laboral, el PIB mundial anual aumentaría en US$ 28 billones para 2025. Esto se traduce en un crecimiento del 26 por ciento en la economía mundial”.

Este artículo forma parte de la edición impresa 290, véala completa aquí.

AGEXPORT realizará evento de imagen personal y comunicación no verbal para mujeres

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here