Nota publicada en la edición impresa 275

México es un mercado de mucha importancia que tiene dividido su mercado en “clústers” regionales enfocados en distintos sectores como son metalmecánica y herramientas, petroquímica y plásticos, equipo médico, sector farmacéutico, textil y vestuario, automóviles y autopartes, centros de diseño e ingeniería, industria aeroespacial, sector eléctrico y electrónico, alimentos y bebidas procesadas, y gestión logística y centros de distribución.

Con una población de 125 millones de habitantes, es el segundo mercado más importante de Latinoamérica, que, siendo vecino de Guatemala, le da una importancia primordial. Además, es uno de los países que más ha invertido en este país centroamericano, habiendo realizado un aporte en inversión directa de US$ 2 mil 450 millones en los últimos 17 años.

El sector terciario (servicios) representa una proporción importante de la economía mexicana con un 62.3 por ciento del PIB, mientras que el sector industrial representa un 34.4 por ciento y el agrícola apenas un 3.3 por ciento.

El comercio con México es para Guatemala primordial, siendo nuestro segundo socio comercial después de USA, al que exportamos el 8.8 por ciento del total enviado al exterior. Desde la firma del TLC en el 2001 entre ambos países, el comercio ha crecido en un 242.5 por ciento (16.2 por ciento anual), llegando a los US$ 2 mil 275.4 millones en el 2015, con un crecimiento de las exportaciones desde Guatemala del 407.9 por ciento (27.2 por ciento anual). Estos datos son muy interesantes teniendo en cuenta que las exportaciones de Guatemala al mundo del 2006 al 2015 solo crecieron comparativamente un 7.6 por ciento.

Existen cuatro puestos fronterizos tradicionales y cuatro nuevos, en los que se circula anualmente un comercio de más de US$ 1 mil millones. Contrario a lo que se piensa, no son los estados fronterizos con los que hay mayor relación comercial, pues el mayor número de empresas que importan de Guatemala están basados en el Distrito Federal, el estado de México, Michoacán, Nuevo León y Jalisco, que representan alrededor del 70 por ciento de las importaciones.

El TLC ha eliminado las barreras arancelarias en muchos productos, y reducido las mismas en otros, pero hay que estar muy atentos a las barreras no arancelarias, que se han convertido en un problema en varios casos.

México se ha beneficiado en dicho tratado con la bajada o eliminación de aranceles en su relación con Guatemala, en sectores como el de automóviles, grapas de acero, cartuchos, leche condensada y evaporada o quesos frescos o madurados.

Guatemala debe aprovechar su oportunidad ahora en sectores como grasas de aceites vegetales y animales, caucho y sus manufacturas, azúcares (donde puede suplir el 22 por ciento de la necesidad de abasto de México) y artículos de confitería, papel, cartón, bebidas, líquidos alcohólicos, vinagre, plásticos, manufacturas, algodón, así como en productos donde están creciendo sus exportaciones con dicho país como son abonos, combustibles minerales, fundición de acero y hierro, aceites esenciales, químicos, textiles y frutas.

México además puede tener que redirigir sus esfuerzos comerciales al sur, según sea el resultado electoral en Estados Unidos, y la política comercial que el nuevo presidente establezca. Ello es otra oportunidad potencial para Guatemala.

No obstante, hay que tener en cuenta el efecto negativo de la devaluación del peso mexicano, que ha dañado la competitividad de los productos guatemaltecos, así como el efecto nocivo del contrabando y las barreras no arancelarias ya mencionadas. El empresario debe ser cauto antes de tomar una decisión final sobre inversión importante. La recomendación es primero testear el mercado con un esfuerzo prudente en exportar a través de un intermediario, y avanzar a partir de dicha medida.

*Artículo desarrollado con base en información recibida por el consultor mexicano Alfonso Ramirez Jiménez en AGEXPORT en el taller “México, mercados cercanos, mercados mejores: Oportunidad para los exportadores”, datos de Trademap, y análisis propio de la Unidad de Investigación y Desarrollo de Mercados de AGEXPORT.
Descargo de responsabilidad

El contenido de este estudio se basa en información recopilada a través de fuentes secundarias. Presentamos la información más actualizada y correcta según nuestro alcance. No obstante, AGEXPORT no puede garantizar la precisión de este contenido y se exime de cualquier responsabilidad ante cualquier potencial error en dicho estudio. Asimismo, las empresas nombradas en este documento NO son objeto de recomendación por parte de AGEXPORT, las mismas han sido proporcionadas como información adicional. Por lo tanto, no extendemos garantía de ningún tipo acerca de las características y actuar de los contactos contenidos en este documento. Los usos que el interesado haga de cualquier información contenida en este documento no son responsabilidad de AGEXPORT, la cual los proporciona únicamente para fines de información comercial.