Por: Mariam Polanco – Comunicadora – directora ejecutiva de Proactivos – Vicepresidente de ICREA

Mariam Polanco – Comunicadora – directora ejecutiva de Proactivos – Vicepresidente de ICREA

Mentefactura es un término tan actual que aún no aparece en el diccionario. El sentido común nos lleva a pensar que si manufactura significa fabricar con las manos, mentefactura significaría fabricar con la mente.

Sin embargo, Juan José Goñi Zabala, reconocido académico español, especialista en innovación y desarrollo de personas, en su libro “Mentefactura, el cambio del modelo productivo” afirma que “es una forma de entender el trabajo relacionado con los valores, la capacidad de idear y la de interactuar”.

Goñi Zabala agrega que hablar de mentefactura significa “una transformación total del concepto de producción actual, en el que la sociedad se gane la vida con la cabeza y no con las manos”.

Pero esta definición por muy sencilla que parezca implica hacer un giro total en la forma de dirigir una organización e introducirnos cada vez más a la era de la información y del conocimiento.

Y es que hasta hace poco tiempo, entendíamos el trabajo como una actividad puramente física relacionada a tareas manuales. Sin embargo, los seres humanos estamos hechos para sentir, pensar, comunicarnos e interactuar unos con otros.

Vivimos en una época de grandes transformaciones sociales y la forma de trabajar que funcionó en el siglo pasado ya es obsoleta. Estamos siendo testigos de cómo las grandes economías de los países desarrollados sufren cambios bruscos en sus modelos productivos, con la automatización de sus procesos y el desarrollo de la robótica, que reducen la cantidad de puestos de trabajo manual. Ahora hay más tiempo para pensar, para crear, para relacionarse con los demás y compartir ideas y experiencias.

Esta nueva modalidad, también significa transformar nuestro actual sistema de trabajo patriarcal y repetitivo donde existen jerarquías con funciones por especializaciones, a una modalidad de trabajo sin posiciones de mando, con el fin de resolver problemas en beneficio de la organización.

Para esto es indispensable crear modelos de trabajo cooperativos. Solo así lograremos que el conocimiento que poseen las personas circule en las organizaciones con el fin de generar mayor conocimiento.

Mentefactura es entonces un nuevo concepto de trabajo basado en un liderazgo que fomenta la construcción del conocimiento, la colaboración y la resolución de problemas en un ambiente de libertad, confianza y responsabilidad.

Si tenemos más información, más investigación de calidad y más certeza de lo que funciona o no, podremos tomar mejores decisiones y orientar nuestras ideas a una verdadera innovación.

Bienvenidos a la nueva era, la era de la mentefactura.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here