Washington, 13 nov (PL).- A diferencia del presidente Donald Trump, el 56 por ciento de los estadounidenses considera como bueno para su país al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Tlcan), según un estudio divulgado hoy.

Por otra parte, precisó la encuesta del Centro de Investigación Pew que el 33 por ciento de los norteamericanos tiene una opinión negativa sobre el pacto, cuya quinta ronda de renegociación se celebrará del 17 al 21 de noviembre en México.

La pesquisa, realizada del 25 al 30 de octubre último a 1 mil 504 adultos, puntualizó que el 72 por ciento de los demócratas y sus seguidores valora de forma positiva el Tlcan, vigente desde 1994 y al cual pertenece también Canadá.

En el caso de los republicanos, expuso el análisis, el 54 por ciento posee la misma opinión favorable.

Trump insistió a finales del mes anterior en la intención de retirar a su país del Tlcan si el proceso de renegociación carece de resultados favorables para Washington.

De acuerdo con el mandatario, si el pacto “no es renegociado de manera exitosa para que sea justo para Estados Unidos entonces será terminado”.

En una entrevista con la cadena Fox News, el gobernante reiteró sus criterios de que varios países “se aprovechan” de su nación, y eso, recalcó, debe detenerse.

Al término de la cuarta ronda de rediseño del convenio, el pasado 11 de octubre, el representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, manifestó estar sorprendido y decepcionado por una “resistencia al cambio” de México y Canadá.

Según el titular estadounidense, su nación tuvo dos objetivos con estas conversaciones: actualizar un acuerdo de 23 años para “reflejar nuestra economía moderna” y las reducciones del déficit comercial de US$ 500 mil millones con los otros integrantes del mecanismo.

Lighthizer repitió el argumento de Trump de que el Tlcan también ha resultado en la pérdida de miles de empleos en manufactura.

El acuerdo se ha vuelto muy desequilibrado y debe reequilibrarse. Para nosotros, los déficits comerciales sí importan, expresó durante una intervención junto a la canciller canadiense, Chystia Freeland, y el secretario mexicano de Economía, Ildefonso Guajardo.

Hubiera pensado que, por ejemplo, podríamos haber aprobado capítulos relacionados con el comercio digital, las telecomunicaciones, la anticorrupción y varios anexos sectoriales, apuntó.

Tales comentarios ocurrieron tras siete días de conversaciones durante los cuales México y Canadá rechazaron de forma reiterada las demandas estadounidenses sobre productos lácteos, autos, resolución de disputas, compras gubernamentales y una cláusula de extinción.

Entre las exigencias de Washington se incluyen que el Tlcan deje a Estados Unidos la mayor parte de la manufactura de automóviles y que el tratado caduque después de cinco años si todas las partes no lo renuevan.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here