Washington, 24 oct (PL).- General Motors, el mayor fabricante de autos en Estados Unidos, comunicó hoy la pérdida neta de US$ 2 mil 980 millones en sus operaciones correspondiente al tercer trimestre de 2017.

Esa cifra, equivalente a 2.03 dólares por acción, contrasta con una ganancia de US$ 2 mil 770 millones (1.71 por acción) en el mismo período del año pasado.

Según la entidad, con sede en Detroit, Michigan, el resultado más reciente se debió a cargos relacionados con la venta de su unidad Opel en Europa a la empresa francesa Grupo PSA, fusión de Peugeot y Citroen.

Excluyendo elementos extraordinarios, General Motors ganó US$ 1.32 por acción, una cifra superior en US$ 0.18 al guarismo pronosticado.

Los ingresos de la etapa mencionada cayeron 13.5 por ciento desde el año anterior a US$ 33 mil 600 millones.

Sin embargo, las ventas fueron más altas que los 32 mil 720 millones esperados por los analistas.

Estamos administrando el negocio con disciplina para impulsar un desempeño sólido, apuntó en un comunicado la directora ejecutiva de General Motors, Mary Barra.

Invertimos, agregó, en oportunidades de mayor rentabilidad, incluidas aquellas que darán forma al futuro del transporte.

La compañía reiteró que espera que las ganancias anuales por acción sean de US$ 6.0 a 6.5, en comparación con un consenso de los expertos de US$ 6.29 dólares.