Entre las múltiples descripciones que hace el diccionario de la Real Academia Española sobre la palabra “nudo”, se encuentra principal dificultad o duda en algunas materias. Y es justo eso lo que pareciera suceder: una dificultad que radica en pequeños detalles y que han detenido el comercio exterior del país.

Para el Gerente del Sector Agrícola y de Pesca de AGEXPORT, Carlos Salazar, uno de los principales problemas es la falta de infraestructura productiva. “Hablamos de rutas de acceso, servicios como riego, energía eléctrica, centros de acopio”, indicó.

Al hablar de rutas, no se trata de las carreteras asfaltadas o pavimentadas y que igualmente se encuentran en mal estado, sino de aquellas que deberían dar acceso a lugares donde se producen las frutas o los vegetales.

Rolando Paiz, Presidente de AGEXPORT. Foto: AGEXPORT
Paiz se refirió al tema en la gala del Galardón Nacional al Exportador 2016

Por aparte, en el caso de las manufacturas, por ejemplo, “situaciones prácticas como el proceso del Registro Sanitario de Alimentos, se llevan 150 días, ocho pasos y cuatro documentos”, expresó el Presidente de AGEXPORT, Rolando Paiz.

Por si faltase algo, las rutas principales fueron bloqueadas 33 de los 167 días hábiles entre enero y agosto de 2016, según el Consejo de Usuarios del Transporte Internacional de Guatemala.

Estimular la inversión, la producción y el talento

Otro de los aspectos pendientes es la falta de financiamiento para estimular la producción. “Usualmente no se financia al agro, quizás a las grandes empresas sí, pero no a los pequeños productores”, explicó Salazar.

El Ministerio de Economía firmó recientemente un convenio con la Fundación Génesis Empresarial, justamente para buscar el apoyo a emprendedores, micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes). Además, inauguró ocho nuevos centros de atención a mipymes con un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo.

Data Export

“Las mipymes son un motor de desarrollo que genera empleo y autoempleo, permiten fortalecer el tejido empresarial del país”, comentó el ministro de Economía, Rubén Morales.

Respecto del talento humano, la analista del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (CIEN), Verónica Spross, opinó que hace falta formación técnica. “Se están haciendo buenos esfuerzos, pero insuficientes. Hay más de 800 mil jóvenes afuera del sistema – que no estudian ni trabajan – y que requieren una formación para insertarse al trabajo”, manifestó.

Spross expuso a Data Export que es clave vincular la oferta educativa al potencial competitivo de cada región, es decir, formar a las personas para aquello en lo cual hay trabajo.

“Entrar al mundo digital mundial, formarlos con competencias para hacer sitios web, apps, diseño gráfico, digitalización, así pueden trabajar desde acá”, refirió la investigadora del CIEN.

Paralelamente, el coordinador de la Comisión de Software y Digital GT de AGEXPORT, Jorge Lima, comunicó que, en el caso del sector tecnológico, un reto es que las certificaciones las obtiene cada persona.

“El talento digital en Guatemala y otros países es considerado un capital muy valioso más que nada por lo difícil que es encontrar a personas que se sientan atraídas por la parte técnica que implica una carrera de este tipo”, dijo.

El Presidente de AGEXPORT refirió que en el sector de desarrollo digital alrededor del 40 por ciento de las solicitudes de empleo son rechazadas por no tener dominio de idiomas extranjeros o en lenguajes de programación. Y, en el sector de contact center, el rechazo es más dramático porque llega al 80 por ciento.

Trámites y más trámites

Otra de las complejidades para el empresariado son los complejos trámites para el desarrollo de sus actividades. En el Índice de Desempeño Logístico 2016 realizado por el Banco Mundial, Guatemala obtuvo un puntaje de 2.48, quedando en la posición 111 de 160, un retroceso de 34 puestos con respecto a la edición anterior.

Los aspectos peor evaluados son la calidad de los servicios logísticos, la calidad de la infraestructura relacionada con el comercio y transporte, así como la facilidad para acordar embarques a precios competitivos.