El proyecto de rehabilitación, mantenimiento y operación de la Autopista Escuintla – Puerto Quetzal, bajo la modalidad de alianza público privada, se encuentra a espera de que la Comisión de Comunicaciones, Transporte y Obras Públicas del Congreso de la República, dictamine favorablemente y pase al pleno para ser conocido y aprobado.

Representantes de entidades de gobierno y del sector privado llamaron hoy en conferencia de prensa para que ese proceso avance, pues consideran que el mismo reactivará la economía y creará cientos de empleos.

“Durante la construcción estimamos que se crearán 1 mil 700 empleos y una inversión de aproximadamente Q 600 millones”, precisó el director de la Agencia Nacional de Alianzas para el Desarrollo de Infraestructura Económica – Anadie –, Roberto Sagastume.

Se estima que aproximadamente el 56 por ciento del comercio exterior de Guatemala pasa por esa ruta, dado que comunica con las terminales portuarias del Atlántico.

El tramo carretero consta de 41 kilómetros y diariamente es recorrido por 15 mil vehículos.

Para el presidente del Consejo de Usuarios del Transporte Internacional de Guatemala – Cutrigua – “una autopista segura permitirá reducir tiempos y costos en las exportaciones e importaciones, haciéndolas más competitivas. Además, ofrecerá seguridad para la movilidad de las personas, con condiciones óptimas en infraestructura vial y servicios gratuitos, como cámaras de seguridad, que contribuyen al desarrollo del país”.

Un estudio de la Cámara de Transportistas de Centroamérica reveló que, debido al mal estado de esa carretera, cada kilómetro recorrido es 10.7 por ciento más caro, porque demanda más gastos en llantas, combustible, mantenimiento, lubricantes, entre otros.

Tras el dictamen favorable de la Comisión de Comunicaciones, Transporte y Obras Públicas del Congreso de la República, la iniciativa pasará al pleno para convertirse en un decreto y otorgar la concesión.