Por: Iván Buitrón – Director de la División de Desarrollo de AGEXPORT / colaboración de Vivian Villegas – Coordinadora de la Unidad de Gestión Ambiental Empresarial

La Comisión de Comercio y Desarrollo Sostenible surgida en el Foro Económico Mundial, publicó su informe “Mejores negocios, un mundo mejor” donde analiza un modelo económico más justo y con enfoque ambiental. Si se sigue esa ruta, se generarían oportunidades de negocios por al menos US$ 12 billones.

La sociedad depende de la conservación y el uso sostenible de la biodiversidad del planeta. La riqueza natural es la que alimenta todos los ámbitos de la vida, esto significa que, si no se hace un manejo adecuado de los recursos naturales, no será viable el futuro para el planeta.

El documento citado al inicio de este artículo, estima que para 2030, los negocios sostenibles crearán hasta 380 millones de empleos por año. Los principales mercados estarían asociados a alimentos, agricultura, ciudades, energía, materiales, salud y bienestar.

Y es que los consumidores están cada vez más conscientes de la situación crítica en materia ambiental, por lo que están cambiando rápidamente las tendencias del consumo; esto está obligando también a cambiar el giro de las industrias y sus negocios. Y esto involucra directamente al sector exportador.

Los consumidores están más interesados en conocer el origen de sus productos, contenido, su trazabilidad y si en su proceso productivo se cumplieron normas de carácter ambiental y social, señalan diversas fuentes que estudian el comportamiento de los mercados. En el ámbito internacional, las leyes y normativas relacionadas al cumplimiento de éstos se vuelven más estrictas.

Estos cambios en el comercio internacional, también representan oportunidades para las empresas que estén dispuestas a innovar y transformar sus sistemas productivos hacia modelos de negocios sostenibles. Para las empresas exportadoras, la ventaja es mayor, tomando en consideración que los productos guatemaltecos se diferencian en los mercados y el país cuenta con un gran potencial de recursos naturales y culturales que puedan aumentar dicha diferenciación.

¿Qué requieren las empresas para adaptarse a las nuevas tendencias?

Para estar acorde con las tendencias de los consumidores y los mercados, hay que prepararse, ir adoptando nuevas tecnologías y prácticas empresariales. Para tener éxito se requiere implementar al menos cuatro aspectos esenciales:

1. Innovar procesos productivos y modelos de negocios, lo cual implica asumir riesgos y ejercer un liderazgo activo en su sector empresarial.

2. Transformación tecnológica, que implica acceder a tecnologías limpias que mejoren la productividad y reduzcan el impacto ambiental.

3. Manejo sostenible de los recursos naturales involucrados directamente en la empresa.

4. Incluir en la cultura organizacional de la empresa una real preocupación por la gestión ambiental.

Lo anterior puede abrir enormes oportunidades para transformar los sectores exportadores, no sólo para cumplir con la legislación y normativa ambiental, sino también para posicionarse exitosamente en los mercados. Algunas acciones que se ha identificado que ya están haciendo las empresas son:

1. Desarrollando políticas de cambio climático y/o de responsabilidad ambiental

2. Reduciendo sus emisiones de carbono, con proyecciones basadas en ciencia

3. Estableciendo impuestos a productos con más carbono en su cadena de abastecimiento

4. Comprometiéndose a usar en un 100 % energías renovables

5. Haciendo y comunicando reportes de sus indicadores ambientales

6. Reduciendo el uso de materias primas que generan deforestación en sus cadenas de valor

7. Aplicando tecnologías y prácticas de Producción más Limpia

8. Mejorando la eficiencia en el transporte y procesos logísticos

9. Mejorando su eficiencia energética

10. Mejorando la gestión del agua

Oportunidades sectoriales

El sector agrícola tiene una enorme oportunidad pues los consumidores están cada vez más interesados en consumir alimentos más sanos, que benefician al mismo tiempo el desarrollo de sus territorios productivos.

Se dice que la alimentación del mundo depende de América Latina y Guatemala tiene las mejores ventajas comparativas para aprovechar esta oportunidad. Guatemala debe potencializar el sector, mejorando la capacidad productiva en toda la cadena de exportación, modernizando la agricultura, mejorando la infraestructura, promoviendo incentivos e impulsando acciones para motivar el consumo de productos guatemaltecos en el mercado internacional.

El análisis de la Comisión de Comercio y Desarrollo Sostenible, afirma que hay un potencial añadido de US$ 8 billones adicionales de creación de valor en toda la economía, si las empresas integran los Objetivos de Desarrollo Sostenible en sus estrategias corporativas.

La agricultura climáticamente inteligente es una opción para resguardar la producción de alimentos y mejorar las capacidades del sector para enfrentarse a los efectos del cambio climático. El país debe fomentar la diversificación del sector y desarrollar una visión a largo plazo para identificar cuáles son los productos que en el futuro el país posicionará en los mercados internacionales.

Así son las parcelas climáticamente inteligentes

En el sector de manufacturas, la mayor oportunidad está en el acceso a nuevas tecnologías que mejoren el desempeño de las industrias y les permitan producir con bajas emisiones de carbono. Acciones de Producción más Limpia, eficiencia energética y una gestión adecuada de los desechos pueden generar grandes ahorros y a la vez volver más competitiva a la industria.

En los últimos años, ha habido una rápida evolución tecnológica que va a transformar nuestras formas de vida. Por ejemplo, en 20 años, la mayoría de los vehículos serán eléctricos y la mayor parte de los países cambiarán su matriz energética hacia el uso de energías renovables.

¿Por qué las certificaciones ambientales aumentan la competitividad?

Otro sector con enorme potencial es el del turismo sostenible. Guatemala posee gran potencial en este campo pues es rica en recursos naturales, lo cual le permite tener una oferta diferenciada para los turistas que se combina con la multiculturalidad. El turismo es un medio para dinamizar la economía en el corto plazo y generador de ingresos y empleos a nivel local.

Ejemplos de grandes empresas transnacionales nos dan un mensaje claro de que el comercio mundial se está transformando y los mercados se enverdecen. El mundo en las próximas décadas estará directamente vinculado a un manejo sostenible de los recursos naturales y la demanda de productos verdes será cada vez mayor, por lo que las empresas deberán adaptarse a estas tendencias para lograr sobrevivir en los mercados.

El sector exportador deberá responder a los cambios que afecten su posición en el mercado. Por lo tanto, se requiere: Nuevas formas de pensar, nuevos modelos de negocio y un proceso acelerado de adaptación al cambio climático.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here