Para la época de verano es común observar las latas de atún en los supermercados. Cerca de ellas, por supuesto, galletas saladas. Sin embargo, en Guatemala poco se sabe de la millonaria industria del atún.

La Unión Europea es el principal destino de exportación del atún desde Guatemala, eso equivale a alrededor del 33 por ciento del total de lo que se vende al extranjero en la industria pesquera nacional, lo cual, dicho sea de paso, genera unos 12 mil empleos directos.

Datos del Servicio Electrónico para la Autorización de Exportaciones de AGEXPORT, provistos para esta nota por parte de la Comisión de Pesca y Acuicultura, revelan que, solo en 2016, Guatemala vendió 14.27 millones de libras de atún, equivalentes a US$ 35.99 millones. Esas son las cifras.

Sin embargo, en el país es poco común observar lomos de atún o porqué no, un ceviche.

Hugo Alsina, director jurídico de la empresa Campo Marino, explicó a Dataexport que “la industria del atún consiste en varias fases: la extracción, es decir, propiamente la pesca; el preproceso, donde ya se fabrican los lomos del atún; y posteriormente el envasado, donde ya se coloca en frascos. Después sigue toda una cadena de comercialización”.

Las principales especies de atún que se pescan son conocidos como: Atún de aleta amarilla, rayado y patudo.

La visión experimentada de Alsina le permite opinar que se trata de un negocio “marcadamente transnacional e internacional que produce mucho dinero”. Y es que la captura se realiza en un océano, usualmente de aguas internacionales, mientras que el preproceso se lleva a cabo en otro país, el envasado en uno diferente y luego la comercialización en un cuarto destino.

“Es una industria compleja y provee al mundo de una fuente de alimentos muy sana, confiable”, añadió. Se sabe que ese pescado contiene vitaminas del grupo B, en el caso de la B12, supera al que poseen las carnes, huevos y quesos, además, la proporción del resto de vitaminas hidrosolubles sobresale en el atún respecto a la mayoría de pescados.

Una industria tecnológica

Vasco Franco, representante legal de la pesquera Reina de la Paz, empresa guatemalteca con tres licencias para captura de atún, detalló cinco tipos de tecnología que utilizan en la industria:

1. Sonar y ecosonda. Se trata de máquinas que emiten un sonido, el cual “golpea” el cardumen y retorna ofreciendo datos sobre distancia y volumen. El capitán, con su experiencia, basado en la temperatura del agua y el tamaño del grupo de peces, determina si es atún o no.

2. Radar de pájaro. Su función es buscar pájaros, lo cual puede visualizarse en las pantallas de la nave. “Donde ves muchos pájaros reunidos, es porque hay sardina y el atún come sardina”, mencionó Franco. No siempre es efectivo, por lo que nuevamente es necesario recurrir a la capacidad del capitán o los miradores, quienes ponen atención al movimiento del agua, ya que, dependiendo del comportamiento de esta, establecen si se trata de sardina o atún.

3. Boyas satelitales. “Hacemos plantados de bambú y pedazos de red de cerco”, comentó el representante de la compañía. Esta tecnología crea un pequeño ecosistema pues se pegan conchas, que a su vez atraen a cangrejos, peces dorados, entre otros. El atún es el último en la cadena alimenticia, por lo que, al activar el GPS, emiten una señal que, además de la ubicación, informa al barco la velocidad y temperatura del agua en el sitio, información suficiente para que el capitán interprete si se trata del buscado atún.

4. Helicópteros. Sí, cada barco lleva su propia aeronave. El barco consumo aproximadamente 2 mil 500 galones de combustible por día, lo que hace muy caro movilizarlo para cada posible avistamiento de atún. De esa cuenta, resulta más fácil, rápido y económico mover un helicóptero, que permite revisar las áreas de plantado. En el vehículo aéreo va un piloto y un buscador, que es una persona con mucha experiencia y unas gafas especiales para avistar los cardúmenes.

5. Teléfono satelital. Cuando todas las tecnologías anteriores fallan, se recurre a realizar llamadas por teléfono a otros colegas capitanes y recibir alguna orientación en tiempo real de dónde están los atunes.

Diariamente, al terminar la faena de pesca, el capitán envía un informe a las oficinas en tierra donde se detalla las especies capturadas y el tamaño. Entonces, un equipo de comercialización se encarga de ofrecerlo a plantas procesadoras. Reina de la Paz captura de atún con red de cerco y se sirve de las tres modalidades de captura: sobre delfines, sobre plantados y sobre cardúmenes libres.

¿Y los delfines?

En el caso de los delfines, la mortalidad es un cero estadístico, ocurren unas 700 muertes al año. En el caso de tortugas y tiburones, se da sobre todo en barcos que pescan sobre plantados, pero esta siempre es muy pequeña, se calcula que existe 0.024 toneladas métricas de captura de pesca incidental por lance en objetos flotantes, lo cual es muy poco.

Panamá posee 17 barcos atuneros, Nicaragua 6, El Salvador 4 y Guatemala 4. México, en contraparte, tiene 127. Los países que más exportan atún en el mundo son: Filipinas (31%), Ecuador (30%), España (20%), Tailandia (16.3%) y China (11%).