Casi 11 millones de indios perdieron sus empleos en 2018, según un informe del Centro de Monitoreo de la Economía India divulgado, el cual señala un escenario laboral más sombrío en áreas rurales.

De acuerdo con el reporte de esa institución, el número de desempleados aumenta constantemente en el país surasiático. Los trabajadores con empleo registrados en diciembre de 2018 fueron 397 millones, alrededor de 10.9 millones menos que los 407.9 millones a fines de diciembre de 2017.

Las tendencias de desempleo muestran que las personas tanto de la India rural como la urbana son afectadas, aunque la mayoría de las pérdidas de puestos de trabajo se registran en los campos, reseñó el portal Business Today.

Se calcula que se perdieron 9.1 millones de empleos en la India rural, mientras que la India urbana vio desaparecer 1.8 millones de puestos de trabajo.

La India rural representa dos tercios de la población total de la segunda nación más poblada de la Tierra y representa el 84 por ciento de las pérdidas de empleos.

De acuerdo con el documento, en este escenario las mujeres se vieron significativamente afectadas en 2018. De los 11 millones de empleos perdidos, las mujeres perdieron 8.8 millones, mientras que los hombres solo 2.2 millones.

Alrededor de 6.5 millones de mujeres rurales se quedaron sin empleo, mientras que esa cifra entre las mujeres urbanas fue de 2.3 millones.

Por otro lado, mientras los hombres urbanos ganaron medio millón de empleos, los varones de las regiones rurales perdieron 2.3 millones de empleos.

Las personas de las edades comprendidas entre 40 y 59 años mantuvieron sus empleos, mientras que en los demás grupos etáreos los empleos disminuyeron, según el informe.

Alrededor de 3.7 millones de asalariados perdieron sus empleos en 2018. Las pérdidas de empleos se concentraron entre los trabajadores sin educación, trabajadores agrícolas y pequeños comerciantes.

En general, la tasa de desempleo de la India se disparó hasta 7.4 por ciento en diciembre de 2018, la más alta en 15 meses, dijo el informe.

Los expertos indicaron que este análisis es solo una visión preliminar del escenario laboral durante los meses de septiembre a diciembre y está destinado a tener un margen de error que deberá eliminarse en estudios posteriores para los próximos meses.