Guatemala, 8 jun (DE).- En ocasión del Foro Forbes 2017 “Genios de la Disrupción”, el editor en jefe de la revista Forbes Centroamérica, Uriel Naum, visitó Guatemala y ofreció una entrevista a Data Export. La publicación especializada en economía y negocios tiene 37 diferentes ediciones en 66 países y 27 idiomas. A Naum le preguntamos sobre Donald Trump, las exportaciones guatemaltecas, la desigualdad y de los contact center.

Foto: Dataexport

Desde una perspectiva regional, ¿cómo entender el fenómeno que ha causado Donald Trump tras más de 100 días de administración?

Hemos seguido su gestión y notamos que no ha sido tan sencillo aplicar la agenda que él traía. En el tema migratorio, ha habido deportaciones, pero tampoco significan un gran cambio respecto de la administración de Barack Obama.

En el otro sentido, por ejemplo, el muro (fronterizo), se está cayendo la parte presupuestal porque Estados Unidos ya trae una deuda robusta y construir un muro implica una deuda mayor. Pero, además, al proponer una reforma fiscal que implicaría reducir impuestos, eso significaría menos ingresos a las arcas públicas y mayor deuda.

Trump la tiene cuesta arriba. El tema de las remesas puede afectar especialmente por ponerles impuestos, aunque es un impacto hacia México principalmente y al Triángulo Norte. Pero lejos de disminuir las remesas en este tiempo, han aumentado bastante.

Algunos especialistas nos explican que al amenazar Trump con deportar a los migrantes, muchos lo que han hecho es transferir sus ahorros a sus países de origen, para evitar que sean retenidos.

Hablando de la industria en particular, lo que pueda exportar Guatemala, con textiles, por ejemplo, no ha habido una limitación a la exportación centroamericana. Creo que Centroamérica no está en el mapa de Trump y eso da una ventana de oportunidad versus lo que puede hacer China.

En materia económica, ¿cómo ven a Guatemala?

La veo fortalecida, el crecimiento que tiene Guatemala en cuestión de Producto Interno Bruto está por arriba de lo que ha sido otros años y eso alienta mucho las exportaciones.

Creo que mantener el mercado interno regional es un pilar para seguir creciendo, pero también pienso que Guatemala, una economía importante, la más importante en cuestión de volumen en la región, llegó a un momento en el que debe ver hacia otros países que no sean solamente los de Centroamérica. ¿Esto qué implica? un trance importante, sé que el ingeniero (Antonio) Malouf – Presidente de AGEXPORT y del CACIF – está apuntando hacia eso y lo que implica es adecuarse a normatividades internacionales que en principio son muy duras, como protocolos y certificaciones, pero una vez superados abren una perspectiva muy importante.

Foto: Data Export

Mercados importantes para Guatemala sin duda sigue siendo Estados Unidos en el sector textil y alimentos, pero también puede serlo China, como los propios chinos están sugiriendo, para que Guatemala se una más a su productividad, sobre todo en commodities. Creo que, aprovechando la coyuntura con Estados Unidos, es tiempo de que Guatemala comience ver a China en un segundo o tercer nivel, como proveedor de intercambio tecnológico de capacitación, educativo, que permitan ese tránsito de evolución de normatividad.

Veo también que, en Europa, Guatemala ya tiene algo importante, y hay que despertarse, para que, junto con el dinamismo interno, haya una evolución del comercio exterior.

El gran reto de las economías de la región es que, pese al crecimiento, hay niveles de pobreza muy elevados. Siendo que el mercado local es muy pequeño, ¿es la exportación el camino hacia el desarrollo?

Yo te diría que es un camino. El otro camino es interno, intrarregional. Ahora, puede haber grandes exportaciones, pero puede ser que el crecimiento económico no se vincule con el crecimiento social. La experiencia de países que han podido disminuir la pobreza es básicamente viendo cómo generamos cadenas productivas, que sí alimenten a las grandes cadenas corporativas exportadoras, pero que a la vez generen empleos locales y tecnificación, para que quienes están en niveles de pobreza o pobreza extrema, se añadan a esas grandes empresas con mejores salarios. Entonces así sí habrá un escalamiento de una clase social hacia mejor calidad de vida. Creo que mientras no haya una aportación local a esas exportaciones, no podemos hablar que por más que se exporte pueda disminuirse la pobreza.

En otro tema, ¿cómo ven al sector de contact center en la región?

Muy buena pregunta. Para países como Guatemala es importante poner el foco en dos cosas: 1. Precisamente el tema Trump, que él impulse limitar la posibilidad de que esos servicios se hagan desde afuera. Sin embargo, esa limitante la está poniendo principalmente en la industria manufacturera. 2. La evolución del desarrollo tecnológico.

Esto es una limitante para el sector servicios y contact center. Estuve en Microsoft, en una ciudad donde desarrollan estas industrias y que lo que hacen tendrá un impacto tremendo en los contact center. Hoy ya están desarrollando software que lo colocan en sus servidores y sirve para responder llamadas en 20 idiomas para empezar; te contesta y te pregunta si quieres hacer una reserva, te explica cómo son las habitaciones y si le pides una opción cerca de la playa, te propone un hotel con esas condiciones. También te da información sobre dónde hay un restaurante vegano, por ejemplo. O sea, todo lo que te dice una persona detrás de un teléfono hoy, ya lo están desarrollando en software.

Eso ya está, pero si se cae el sector servicios en Centroamérica, generará graves problemas económicos. No hay dónde meter a esos chicos que están en contact center.

La parte tecnológica puede generar graves problemas económicos y de desempleo en la región si no se pone atención. El ecosistema del negocio está cambiando en el ámbito local. En el caso de los contact center, el tema Trump sale sobrando cuando ves que la tecnología puede acabar con miles de empleos en el sector servicios de Guatemala, porque es mucho más económico, y la inteligencia artificial que manejan es riquísima porque te dicen todo, desde cómo estará el clima y el tráfico, hasta el hotel donde te quedarás.