Por: Prof. Dr. Elfego Rolando López García (PhD Eur) – Representante del Comité Organizador de Jornadas de Calidad 2017

La gestión de la calidad y el desarrollo personal, se ha introducido en el diario vivir de las organizaciones modernas. Evaluar y dirigir el cumplimiento de los requerimientos del cliente hace necesario que se recurra a la reestructuración tanto de la filosofía (Misión, Visión, Política de Calidad y Valores) de las instituciones y empresas, así como de las operaciones o actividades que cada funcionario desarrolla, las que deben basarse en objetivos concretos y medibles a corto, mediano y largo plazo. De acá surge la importancia de la participación del personal, como elemento fundamental en una adecuada gestión de la calidad, transformándose en el componente sustancial y prioritario, que puede impulsar el desarrollo y productividad mediante su óptimo desempeño.

La gestión de la calidad está enfocada en la satisfacción de los clientes, para ello se deben identificar los clientes externos e internos del sistema. Al cliente externo todos lo conocen, es fácil de identificar porque es quien paga por el servicio o producto que ofrece la organización en el mercado. Pero el cliente interno, muy pocos lo identifican, algunos incluso creen que no existe, porque pasan por alto que todo proceso arroja un resultado y ese resultado es utilizado igualmente para obtener otro; es en esa interacción donde aparece el cliente interno como el que se beneficia con el resultado de un proceso, es quien internamente demanda satisfacción de necesidades. De esto se pueden definir como clientes internos a los proveedores, los trabajadores o cualquier grupo de interés que adquiera el resultado de un proceso o se vea impactado en forma directa por el mismo y que determina la cadena de valor.

Satisfacer al cliente interno es asegurar que el servicio o producto final cumple con los requisitos y especificaciones previamente diseñadas. Escuchar y permitir la participación activa del empleado, define el resultado que se requiere al final del proceso, es la persona que actúa día a día y conoce el camino más corto y el más efectivo para alcanzar los objetivos previstos.

Para obtener la mayor productividad del colaborador, es necesaria la asignación de responsabilidades, es decir proporcionarle información, formación y autoridad necesaria para tomar decisiones que le permitan su autorrealización; desde luego que esto dependerá de su nivel de motivación, innovación, creatividad, sentido de pertenencia y compromiso, que se tenga con la organización.

Con base a las demandas actuales, es necesario utilizar un modelo de gestión que garantice a las empresas una ruta que facilite la optimización de los procesos y la mejora continua.

La gestión estratégica, incluye requerimientos fundamentales: de carácter técnico (control y aseguramiento de la calidad) y de gestión (eficacia en términos de contribución a los objetivos de la empresa); por lo cual los responsables de investigación y desarrollo, de producción, comercialización, aseguramiento de calidad, deben estar conscientes de esa situación y tener el nivel de conocimiento y experiencia adecuada, para desarrollar su función de manera competitiva y congruente con los objetivos de desarrollo organizacional, con los que se debe estar comprometido y orientar esfuerzos en la misma dirección del plan estratégico, que debe ser coherente con los requisitos necesarios para alcanzar la eficacia del Sistema de Gestión Estratégico de la Calidad. Por lo que resulta imprescindible el liderazgo de mejora, el enfoque a procesos y el enfoque sistémico del trabajo; aparecen nuevas áreas de responsabilidad que el director de calidad ha de identificar y asumir para que el Sistema de Gestión aporte toda su eficacia.

Con una metodología eminentemente práctica, se debe iniciar con un autodiagnóstico de la situación actual, a medida que se avanza en el programa, se deben identificar las necesidades de asumir nuevos roles; se debe continuar con la elaboración del plan de desarrollo personal de ejecutivos y colaboradores, que debe estar basado en la reafirmación de valores, como la responsabilidad, honestidad, puntualidad y el cumplimiento de roles, se definen los indicadores de desempeño y se establece un sistema de evaluación permanente, que será útil para la toma decisiones y retroalimentación continua.

La aplicación de la calidad en las organizaciones, depende del tipo empresa, de sus políticas establecidas, sus objetivos, el tipo de actividad que realizan y de su tamaño.

Como ente regulador, el Sistema Nacional de la Calidad del Ministerio de Economía, tiene como objetivo promover la adopción de prácticas de gestión de la calidad de las empresas que conforman el sector productivo del país, para fomentar la calidad de los bienes y servicios que se ofrecen en el mercado nacional e internacional.

Para fortalecer y promover la Infraestructura de la Calidad en Guatemala, la Dirección del Sistema Nacional de la Calidad, en colaboración con el sector académico y privado, han unido esfuerzos para crear foros de discusión, actualización y conocimiento en temas de gestión de calidad, que han contribuido al desarrollo, eficiencia y crecimiento sostenido de las empresas en Guatemala, estableciendo e implementado para ello desde el año 2002 la organización de once Congresos Nacionales e Internacionales de la Calidad y dos Jornadas de la Calidad desarrolladas en la Ciudad de Guatemala y en el interior de la República, en donde los empresarios, profesionales, estudiantes, así como los emprendedores han tenido y tienen la oportunidad de adquirir herramientas útiles, para propiciar cambios en beneficio del sector productivo, mediante la adopción de un sistema de gestión de la calidad como instrumento de mejora continua, que ha permitido el cumplimiento de requerimientos de calidad, elaboración de productos competitivos y brindar un mejor servicio al cliente tanto interno, como externo.

Conscientes de las necesidades del sector productivo de Guatemala, el SISTEMA NACIONAL DE LA CALIDAD Y EL COMITÉ ORGANIZADOR DE LAS JORNADAS DE LA CALIDAD, ha integrado un equipo de trabajo en el que participan representantes de: Agexport, Agrequima, Asazgua, Concyt, Icontec, Intertek, Intecap, Instituto Guatemalteco de Seguridad Social – IGSS -, Inlac, Ministerio de Economía de Guatemala, Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales, Ministerio de Educación de Guatemala, SGS Central America, Safety Plus, Sistema Nacional de la Calidad, Trust Systems, Universidad del Istmo de Guatemala, Universidad Galileo y Universidad del Valle de Guatemala. Este equipo de trabajo, tiene como misión el desarrollo y fomento de la cultura de calidad en Guatemala y una visión de futuro orientada a que Guatemala en el contexto mundial, sea reconocida como un país de calidad, sustentado en principios de: Integridad y transparencia personal e institucional, productividad basado en la creatividad, emprendimiento, innovación y competitividad; liderazgo en temas de normalización, acreditación, evaluación de la conformidad y metrología, que constituyen la estructura de calidad del país, para la búsqueda de la excelencia mediante la adopción de la gestión basada en procesos.

Este año con mucha satisfacción, se desarrollará la tercera edición de las Jornadas de la Calidad, la primera se efectuará el 14 de julio en Santa Lucia Cotzumalguapa, Escuintla; la segunda el 11 de agosto en la ciudad de Quetzaltenango; y la tercera el 2 de octubre en la ciudad de Guatemala; el objetivo fundamental de las jornadas de calidad 2017, es promover el trabajo en equipo, orientado al cliente, enfatizando los beneficios económicos, obtenidos a través de una plena satisfacción del mismo; e impulsar nuevas oportunidades de negocios que pueden contribuir a la competitividad nacional e internacional de Guatemala.

El programa temático de las jornadas de calidad 2017, incluye: Mejore los negocios y aumente las utilidades; Impacto de la actualización de la norma FSSC 22000 (Food Safety System Certification); diseño y mejora en los procesos productivos y de exportación; Reducción del riesgo ocupacional y su importancia en la seguridad industrial; estrategias de desarrollo para identificación y manejo de riesgos; Caso de éxito: Calidad como herramienta para mejorar el retorno de la inversión. Este programa académico está a cargo de consultores y expertos empresariales con certificaciones en distintas normas, dirigido a personas e instituciones que deseen mejorar su nivel de productividad.

Es oportuno destacar también que mediante este evento también se facilitan las nuevas oportunidades de negocios, por lo que se ha incluido LA EXPO CALIDAD, que se planifica para la Jornada de la Calidad que se efectuará en la Ciudad de Quetzaltenango y en la Ciudad de Guatemala. En la misma participan proveedores de servicios en tecnología para sistemas de gestión, insumos y equipos de laboratorio, calibración, pesaje, organismos de certificación, acreditación, inspección, verificación y ensayos, servicios de laboratorios, productos y servicios que se encuentran certificados y con el compromiso de satisfacer con estándares de calidad a nivel nacional e internacional.

En resumen, puede indicarse que la infraestructura de la calidad, es indispensable para el crecimiento de la economía en su conjunto, para superar la pobreza y la marginación e incrementar la competitividad, ya que facilita el traslado de las personas, los bienes, las mercancías y permite que los servicios de educación, salud, seguridad pública, lleguen a la población con calidad y oportunidad. Sin lugar a dudas, puede decirse que es un factor determinante para elevar la calidad de vida y promover el crecimiento económico.

Más información: www.congresodelacalidad.org