Por: Acisclo Valladares – Comisionado Presidencial de Competitividad

De acuerdo a la Política Nacional de Emprendimiento, #EmprendeGT, el emprendimiento es una manera de pensar y actuar que habilita una ruta hacia el desarrollo económico y la prosperidad.

Es por eso que desde el Ministerio de Economía y el Programa Nacional de Competitividad -PRONACOM – creemos en los emprendedores e innovadores que asumen riesgos transformando sus creativas ideas en empresas con modelos de negocio que permiten consecuentemente mejorar la manera en la que vivimos. Son ellos quienes generan un cambio social, impactando en sus comunidades, habilitando beneficios para sí mismos y quienes les rodean, y generando un efecto cascada en el desarrollo económico.

Sabemos que en Guatemala existe un alto espíritu emprendedor, lo cual es evidenciado en indicadores internacionales como el Monitor Global de Emprendimiento que posicionan al país en los lugares más altos a nivel mundial en temas de emprendimiento.

Por tal razón, desde PRONACOM estamos implementando programas para promover el desarrollo de nuevos emprendedores y apoyar a las empresas en sus procesos de innovación para que sean capaces de continuamente desarrollar, aplicar y llevar al mercado local e internacional nuevos o significativamente mejorados bienes o servicios que impacten de manera evidente en su competitividad y desarrollo impactando positivamente en la economía guatemalteca.

Al hablar de competitividad, debemos hablar también de innovación. Nuevos bienes, servicios, procesos, productos y tecnologías mejoradas permiten participar en mercados emergentes y crear riqueza, y esto es posible gracias a la innovación, el doceavo pilar de competitividad del Foro Económico Mundial (FEM).

La innovación es transversal y es uno de los pilares de de competividad que establece el FEM. Es por eso que fomentamos una cultura de innovación en el país pues reconocemos que es un factor determinante en su crecimiento. Cuando se incorpora una estrategia de innovación como ventaja competitiva a un negocio, este no solo va a sobrevivir, sino también podrá competir en un mercado que cada día es más exigente. Adoptar la innovación es un gran reto, pero el costo de dejar pasar una oportunidad para innovar es alto.

Innovar es transformar, ser disruptivo, ser diferente, ver, pensar, tomar iniciativa, abrir caminos, lograr cambios. Guatemala tiene el potencial y las herramientas, tiene el capital humano, la fuerza intelectual y el deseo emprendedor de crecer y competir con los mejores. Estos procesos dependen de una adecuada articulación entre todos los sectores del país y con palabras de Honoré de Balzac, “no hay nada más poderoso que a una idea que le ha llegado su momento” considero que este es el momento de Guatemala para convertirse en un país referente por su grado de innovación y competitividad.