Ecuador trabaja hoy por afianzar su posición en el mercado de China mediante la diversificación de exportaciones para introducir más productos de alta calidad en esta potencia asiática y la promoción de los principales atractivos como destino turístico.

El embajador de ese país suramericano, Carlos Larrea, explicó en entrevista que se trata de una estrategia gubernamental a propósito de cumplirse en 2020 cuatro décadas del establecimiento de las relaciones Quito-Beijing.

Como parte de ese plan -amplió- es muy posible que este año el presidente Lenín Moreno realice su primer viaje a China como jefe de Estado con el objetivo de fortalecer aún más los vínculos bilaterales.

“Deseamos imprimir en esta gestión pragmatismo y queremos que se proyecte en productos concretos vinculados a la inversión extranjera y el turismo, sin descuidar otra vertiente importante que es la movilidad humana y cultural”, comentó el diplomático, quien recién asumió el cargo.

Según detalló Larrea, en ese punto buscarán ampliar la conectividad aérea a fin de favorecer tanto el tráfico de pasajeros como de carga en la zona de Asia-Pacífico, pues la idea es aprovechar las potencialidades de Ecuador como enlace con otros territorios de América Latina.

En cuanto al turismo, indicó que su Gobierno eliminó el requisito de visado a los ciudadanos chinos y está inmerso en la capacitación de guías y operadores en el idioma mandarín, la cultura y costumbres de esos viajeros, actualmente los que más recorren el planeta.

“Todo es para que se conozcan las exigencias del chino que sale ávido a conocer el mundo y Ecuador puede proporcionar muchas ventajas comparativas en pocos kilómetros cuadrados, porque pese a ser un estado pequeño es uno de los más biodiversos del orbe”, acotó.

El embajador puntualizó que desarrollarán de conjunto iniciativas promocionales de la marca país similares a la campaña del 8 de marzo en el aeropuerto de Guangzhou, cuando miles de pasajeras chinas recibieron rosas frescas y conservadas, muestras de café y chocolate.

Por tercer año consecutivo, el consulado general de Ecuador en esa ciudad sureña y su oficina comercial se unieron con la aerolínea China Southern para agasajar a miles de féminas con el obsequio en pleno vuelo por el Día Internacional de la Mujer.

“Aquí hay trabajar con sensaciones y la civilización china es armoniosa (…) tenemos que aprovechar ese hilo conductor de la filosofía, la armonía y de la vida que gusta tanto a China para hacer llegar nuestros productos de excelencia”, afirmó, al destacar el impacto positivo de la campaña.

Larrea habló sobre los incentivos a los empresarios ecuatorianos para que participen en la primera Exposición Internacional de Importaciones, a celebrarse del 5 al 10 de noviembre en la ciudad de Shanghái.

También de las negociaciones con las autoridades chinas con el propósito de obtener los permisos fitosanitarios e introducir la quinua y la pitahaya, tras la exitosa acogida del camarón, las rosas, el cacao, el banano y el mango.

“Como el consumidor chino también está deseoso de buscar nuevos sabores, aquí estamos nosotros con nuestros productos (…) Queremos estar en festivales gastronómicos y las principales ferias donde podamos mostrarlos”, enfatizó.