La industria camaronera de Guatemala se encuentra en plena evolución. Le invitamos a leer un caso que pasó de pesca a manufactura.

Pesca, S. A., es una de las empresas que manufactura camarón en Guatemala. En realidad, el término es propio de las actividades que se hacen con las manos y por ello aplica muy bien a esta industria que ha cambiado en los últimos años.

Hace unas tres décadas, la empresa, como su nombre lo indica, se dedicaba a pescar camarón para exportarlo. Después pasó a un proceso de acuicultura, pero finalmente, en parte por los efectos provocados por el fenómeno climático de El Niño, cambió su actividad para importar camarón, darle valor agregado en una planta que ahora emplea a unas 500 personas y luego exportarlo.

La compañía importa la cola del crustáceo desde México, India, Guyana, Argentina y Ecuador. “Hacemos el pelado, desvenado, se deja con cola o sin cola, corte tres cuartos y después también se pueden hacer diferentes tipos de marinado o empanizado en variadas presentaciones”, ejemplificó Sergio García, gerente general de Pesca, S. A.

Planta de Pesca, S. A.

Guatemala exportó camarón por aproximadamente US$ 52.7 millones en 2016, principalmente a Estados Unidos, México, Unión Europea y Asia.

Entre las fortalezas de la industria se encuentra la empleabilidad principalmente de mujeres de las comunidades aledañas a las zonas de influencia. En opinión de García esto se debe primordialmente a que la mano de obra femenina es más calificada debido a su destreza.

En total se estima que el sector pesquero guatemalteco exporta cerca de US$ 200 millones por año y emplea a unas 12 mil 800 personas.