Guatemala, 10 oct (DE).- Solo durante 2015, la Policía Nacional Civil registró 1 mil 439 manifestaciones y bloqueos en las carreteras, situación que no sólo se ve reflejada por el aumento en las complicaciones de tránsito en el país, sino que paraliza la economía guatemalteca y deja pérdidas millonarias para el sector productivo.

De enero a noviembre de 2016 la cifra se eleva a 1 mil 251 casos, la mayoría han sido manifestaciones (972), aunque también se reportan casos de bloqueos carreteros (279).

Los cierres en carreteras van más allá del congestionamiento
Los cierres en carreteras van más allá del congestionamiento

El problema, más allá del congestionamiento vial que usuarios comparten en redes sociales con la etiqueta #TráficoGT, radica en aspectos de mayor profundidad como la pérdida de empleos en áreas rurales del país.

De acuerdo a la Superintendencia de Administración Tributaria, solo por operaciones de comercio exterior, diariamente recauda Q 42 millones. En los primeros ocho meses de 2016, en 33 de los 167 días hábiles ha habido cierre de carreteras, según una estimación del Consejo de Usuarios del Transporte Internacional de Guatemala.

“A veces se piensa que un gran contenedor que va para un puerto, no importa que se pierda, ya que seguramente es de una gran empresa que resiste. Pero en cientos de esos contenedores, va la producción nacional y ello también incluye la de pequeños productores agrícolas o artesanales que acopian entre miles, para llenarlo”, afirmó la Directora de Relaciones Institucionales de la Asociación Guatemalteca de Exportadores, Fanny D. Estrada.

Afectación a la competitividad

Es sabido de la complejidad de circular en países como Guatemala para el transporte de carga, el cual circula a unos 15 kilómetros por hora. La problemática socioeconómica de los bloqueos, también afecta la competitividad del país.

En el recién presentado Índice de Competitividad Global 2016-2017, específicamente en el rubro de infraestructura, Guatemala descendió cuatro posiciones con respecto a la edición anterior, ocupando el puesto 81 de 138 países evaluados en ese aspecto.

Los bloqueos en carreteras “representan un incremento en los costos de transporte a los comerciantes, en especial si se trata de productos perecederos, ya que puede haber pérdidas con lo cual se incrementan los costos. Pero sobre todo la pérdida en tiempo, es un alto costo para el comerciante”, comentó la analista de la Asociación de Investigación Económica y Estudios Sociales (ASIES), Claudia García.

Recientemente el Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales Industriales y Financieras (CACIF), recordó mediante un comunicado oficial que se encuentra vigente un amparo otorgado por la Corte de Constitucionalidad, el cual apercibe al Presidente de la República, al ministro de Gobernación y al Director de la Policía Nacional Civil a garantizar el respeto a las garantías constitucionales, resguardar el orden público y requerir la colaboración de la institución del Procurador de los Derechos Humanos, ante bloqueos de la vía pública.