Nota publicada en la edición impresa 277 / Alejandro Palomo – Paraíso Springs

En el 2005 visitamos a unos parientes en La Florida, Estados Unidos. Ellos tenían una tienda y llegó un cliente que preguntó por tilapia. Yo no sabía ni qué era eso. Pero vi que en la caja decía “filete de pescado hecho en Costa Rica”. Al ver eso, pensé: si esto se hace en Costa Rica, sin duda puede hacerse en Guatemala.

Por el lado de mi familia política teníamos una propiedad en Petén y me puse a investigar sobre la tilapia. Me di cuenta que podíamos realizar ahí un cultivo.

A pesar de que el área no era muy grande, se me escapaba de las manos la inversión que teníamos que hacer. En el camino de la investigación logré hacer algunos contactos con personas que ya estaban en la industria en diferentes partes del mundo y me puse a pensar que lo que necesitaba era un socio que me aportara capital para poder emprender la idea. Así que envié correos y como a los dos días me llamaron de “Invest In Guatemala”, para decirme que vendrían unos israelitas que estaban interesados en la tilapia y que, aparentemente, querían entrar en participación.

Nos reunimos con ellos, visitaron la propiedad, vieron el potencial. Los contratamos para hacer un plan de negocios y un estudio de prefactibilidad. Me preguntaron: ¿querés vender en el mercado local o pensás ir más allá a buscar el mercado de exportación?

Y yo sabía del potencial del mercado de Estados Unidos. Por la distancia del país, nosotros somos capaces de enviar el producto en condiciones de fresco y ellos consumen millones de toneladas. Así que automáticamente les contesté que lo que quería era exportar. Esto sucedió en 2005.

Sin embargo, para algo así no alcanzaría el terreno ni el dinero, la inversión era multimillonaria. Con el tiempo vimos que no podíamos concretar una sociedad con los israelitas, pero nos contactaron con una empresa estadounidense que se dedica a la pesca extractiva, en ese momento pensaban diversificar su negocio.

Nos conocimos en el “Boston Seafood Show” y ya vimos el plan de negocios y platicamos. Como al mes vinieron a Guatemala a conocer la finca. Al tiempo, después de construir una relación, concretamos una alianza estratégica. Así echamos a andar el proyecto, en el 2008.

Empezamos a construir en el 2010. Cinco años después de cuando empecé con la idea. Uno por ratos se decepciona, pero luego todas las piezas empiezan a encajar, sin forzar la situación, todo se va dando.

Construimos la granja y ahora exportamos exitosamente el filete fresco a Estados Unidos. Tenemos 120 empleados con todas sus prestaciones.

Sabemos que por cada mil toneladas de pescado que somos capaces de producir, generamos 75 empleos directos que alcanzan a 375 personas y unos 2 mil 700 empleos indirectos. En Guatemala se producen alrededor de 13 mil toneladas de tilapia al año, estimamos que el 10 por ciento es nuestro, y nosotros enviamos al extranjero un 65 por ciento aproximadamente, pero esperamos concretar nuevos proyectos y llegar al 80.

La zona donde está la planta la hemos conocido desde hace 25 años. Era un área ganadera y como toda zona rural, algo abandonada. La gente con muchas dificultades conseguía empleo y varios migraron hacia Estados Unidos.

Parte del personal que contratamos es de las aldeas Los Ángeles, Cadenas y Quebrada Seca en San Luis, Petén. Y hemos visto que, al tener un empleo estable, son sujetos a créditos para motos. Antes llegaban a pie o en bicicleta, pero ahora prácticamente todos llegan en moto, es un fenómeno increíble. Vemos que en las aldeas hay construcciones más formales.

Abrimos un programa de educación para que colaboradores tengan la oportunidad de concluir sus estudios hasta el nivel medio, ya llevamos tres promociones. Nuestra intención es que estos padres de familia rompan el círculo cultural y obliguen a sus hijos a seguir estudiando.

Así me convertí en exportador: Conservas y Congelados YaEstá!

Ahora estamos en expansión. Planeamos producir tres veces más en el Lago Izabal; esto lo gestionamos con estudios de impacto ambiental ante el Ministerio de Ambiente y las autorizaciones del Ministerio de Agricultura y nos aprobaron producir hasta 5 mil toneladas de tilapia viva al año. Eso querría decir que el impacto laboral llegaría a unos 500 empleos directos, 2 mil 500 beneficiarios y hasta 14 mil empleos indirectos.

La tecnología será diferente. Pondremos jaulas flotantes con aparejos de pesca.

Desde ya hemos apoyado a las comunidades del lugar con alevines y asistencia técnica. A nosotros nos interesa que el Lago esté bien, medimos cinco veces al día los parámetros físico químicos del agua los 365 días del año, por eso es que creo que será el Lago más monitoreado del país. Esa información la trasladaremos anualmente a las autoridades de Ambiente, serán datos oficiales, seremos un socio estratégico.

Creemos que hay que devolver algo a la sociedad también y por eso pensamos en trabajar en ese proyecto de la mano de las comunidades, que se integren a la producción y porqué no, unirse a cadenas exportadoras.

2 COMENTARIOS

  1. Felicidades no hay nada más motivador q cumplir y realizar sus sueños con fe y consistencia todo es posible soy San Luis es y es un inmenso gusto leer algo así bendiciones

Comments are closed.