Guatemala, 25 jul (DE).- Hace unas semanas, el gigante de las ventas por internet anunció la compra de la cadena de supermercados de productos orgánicos Whole Foods por 13 mil 700 millones de euros. ¿Cómo cambia eso la industria alimenticia y qué oportunidades abre para los exportadores de alimentos de Guatemala?

Para responder la pregunta que titula esta nota consultamos al presidente de la Comisión de Alimentos y Bebidas de AGEXPORT, Francisco Menéndez, quien amablemente respondió las siguientes preguntas:

¿Qué lectura tienen los empresarios de la industria de alimentos sobre la reciente compra de Whole Foods por parte de Amazon?

Es una buena oportunidad la que se presenta para la industria alimenticia mundial, ya que la estrategia de Amazon permite que los productos lleguen a más mercados y con esta adquisición consolida sus operaciones en Estados Unidos, permitiendo una mejor capacidad de comercialización de los productos frescos en dicho mercado.

¿Cómo podría cambiar el modelo de negocio de alimentos? Ahora una tienda de orgánicos grandes forma parte de un gigante de la venta online, que además está buscando acelerar los tiempos de entrega…

Continuamente vemos cómo el sector va creciendo y modificando sus formas de distribución para adaptarse a lo que el mercado requiere. Es por ello que vemos la necesidad de ir adaptándonos como industria alimenticia de exportación y debemos encontrar la manera de hacer e-business para subirnos a esta ola y estar siempre a la vanguardia.

Y, ¿qué retos representa para el sector esta dinamización del sector?

Debemos estar preparados, capacitarnos constantemente, entender cómo funciona el modelo de e-business para atender cada vez a más consumidores y diferenciarnos del resto de países de la región.

Guatemala exportó unos US$ 1 mil 500 millones de alimentos y bebidas en 2016, el principal mercado es Centroamérica, seguido de Estados Unidos y México.

Nota. De momento la negociación podría estar en entredicho debido a las leyes antimonopolio de Estados Unidos. Actualmente las autoridades de ese país realizan un análisis minucioso para establecer si la compra-venta limita o no la decisión de compra de los consumidores. De concretarse la operación, Amazon y Whole Foods controlarán el 1.4 por ciento de los supermercados de la nación norteamericana.