Actualidad

Adriana Quiñones: las mujeres guatemaltecas son innovadoras

La Representante de País de ONU Mujeres, Adriana Quiñones, conversó con Dataexport sobre el trabajo que esa organización realiza localmente en ocasión de la edición especial dedicada al liderazgo femenino en las exportaciones. A continuación, compartimos la entrevista:

Uno de los ejes de trabajo de ONU Mujeres es el empoderamiento económico, ¿en qué consiste?

R / Tiene que ver con varios aspectos, vemos las leyes que facilitan u obstaculizan el acceso de las mujeres a créditos, a propiedades, a capacitación o a empleo. Miramos cuáles son las condiciones en un país para que las mujeres participen en igualdad de condiciones.

Hemos descubierto, por ejemplo, que hay algunas dificultades para que las mujeres hereden propiedades en Guatemala porque hay legislación discriminatoria. Después pasamos a entender cómo funcionan los mercados, qué capacidad tienen de acceder a empleos o generarse empleo formal.

En Guatemala la mayoría de las mujeres están en el sector informal y estos empleos no tienen acceso a seguridad social ni salario mínimo, entonces podemos decir que las mujeres están en situación vulnerable. Hemos descubierto que la mayoría de mujeres que trabajan en actividades domésticas están en su edad más productiva, desde los 14 hasta los 45 años y es justo ese tipo de empleos los que son menos remunerados.

En la fuerza laboral, solo el 40 por ciento son mujeres. Nosotros hemos apoyado a mujeres en Alta Verapaz para que comiencen sus grupos de ahorro, sus microemprendimientos y ahora las estamos vinculando a mercados locales, gracias a las mesas de competitividad y en los consejos de desarrollo.

Entiendo que están procurando cuantificar el trabajo no remunerado de las mujeres. ¿Qué cifras hay en Guatemala?

R / Apoyamos estudios de uso del tiempo y sabemos que las mujeres (en Guatemala) trabajan en promedio seis horas más que los hombres, sin remuneración.

Es casi una jornada laboral completa y esa es una barrera a la participación de las mujeres. El trabajo no remunerado representa el 20 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), según estimaciones que se han hecho.

Mckinsey (una firma estratégica global focalizada en la administración) hizo un estudio muy interesante y decía: si logramos incluir a todas las mujeres en la fuerza laboral esto repercutiría en un incremento del 25 por ciento del PIB; también se hicieron cálculos para determinar en cuánto tiempo se lograría esto y se hablaba de 100 años. Por eso necesitamos empujar la escala y no solo tener pequeños ejemplos.

Seguramente hay muchas aristas, pero ¿qué cosas urgentes faltan por hacer para involucrar más mujeres en la economía?

R / Hay un tema importante y es el acceso a la educación. Vemos en las comunidades rurales que las niñas abandonan la educación al terminar la primaria, eso restringe las oportunidades. El embarazo adolescente y el matrimonio temprano también es un factor, porque una niña que abandona la escuela y tiene hijos joven pierde en promedio cuatro años de educación formal y eso es el tiempo de un bachillerato o una carrera universitaria y entonces los empleos a los que puede acceder son de menores ingresos.

Ese es un tema muy importante pero también hacemos un estudio sobre legislación discriminatoria en el empoderamiento económico de las mujeres en Guatemala.

Un asunto importante es cómo podemos preparar al recurso humano para los trabajos del futuro, hay estudios que señalan que el trabajo de cuidado uno a uno son los del futuro porque la mayoría de los otros se automatizarán, entonces hay que pensar cómo podemos preparar a esa fuera laboral para que esté certificada.

Cifras por ONU Mujeres

Hay mucha inversión en Guatemala en el tema de microemprendimiento, pero no necesariamente se acompaña a las empresas para integrarse a los mercados nacionales o internacionales, por eso las compras con perspectiva de género son importantes.

¿Cómo ve a la mujer guatemalteca?

R / Para mí son sobre todo innovadoras, emprendedoras y la riqueza cultural del país con los diferentes idiomas mayas y todo el arte que tienen es sorprendente, porque existe a pesar de haber sufrido muchísima discriminación.

Nosotros tenemos dos programas globales para la eliminación de violencia contra las mujeres y para la igualdad de género con empoderamiento económico y participación política; cada año lanzamos concursos en todo el mundo y participan alrededor de 6 mil organizaciones y siempre hay una de Guatemala que gana.

Entonces las mujeres guatemaltecas están produciendo muchas soluciones y a veces no las vemos porque son a pequeña escala. Siento que Guatemala es un ejemplo de cómo las mueres han sido constructoras de la paz, del desarrollo, de redefinir temas de resiliencia.

Son las mujeres las que crean programas de prevención, de cambio climático, etcétera. Quizás no se ve porque lo hacen gratis, pero si lo cuantificáramos, es lo que cobra un consultor por hacer soluciones adaptadas al terreno, eso hacen las mujeres guatemaltecas.

Click para comentar

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ECE

Noticias recientes

To Top