Nota publicada en la edición impresa 275

Las exportaciones de Guatemala, al igual que la economía mundial, se contrajo en 2016, sin embargo, las proyecciones econométricas apuntan a que el próximo año habrá un repunte.

Un análisis basado en Vectores Autorregresivos (VAR) realizado por la Gerencia de Competitividad de AGEXPORT, permite elaborar la presente nota. El cierre del 2016 apunta a un decrecimiento del 0.9 por ciento al comprarlo con 2015.

Según Ricardo Rodríguez, analista de competitividad de AGEXPORT, ese pronóstico coincide con las estimaciones oficiales del Banco de Guatemala (Banguat), entidad que vaticina que las exportaciones cerrarán en el rango de -1.5 y 1.5 por ciento con respecto al año anterior.

El Banguat da a conocer los datos de comercio exterior con aproximadamente dos meses de retraso derivado de análisis internos que realiza basándose en la información de las pólizas de formularios aduaneros de la Superintendencia de Administración Tributaria, explicó el gerente económico de la institución, Oscar Monterroso.

Hasta septiembre de 2016, oficialmente se reportó que las ventas al exterior ascendían a US$ 7 mil 930.1 millones, un 3.9 por ciento menor a la cifra del mismo mes en 2015.

Sin embargo, para 2017 las proyecciones son alentadoras. Las estimaciones econométricas realizadas prevén un crecimiento del valor de las exportaciones de alrededor del 4.9 por ciento. Es decir, el país podría exportar el otro año hasta US$ 11 mil 100 millones, refirió el analista de competitividad.

“Es importante mencionar que nuestras proyecciones son consistentes y congruentes con las realizadas por otras instituciones tanto nacionales como extranjeras. Por ejemplo, el Banguat proyecta un crecimiento de entre el 3.5 y 6.5 por ciento. De igual forma, el Fondo Monetario Internacional en su último documento de “perspectivas y políticas mundiales”, estima que economías en desarrollo y emergentes, alcanzarán en positivo los 3.5 puntos porcentuales”, comentó Rodríguez.

Lo que dejó el 2016

“Es importante poner en perspectiva lo que está sucediendo: por segundo año consecutivo las exportaciones caerán con respecto al año anterior, y, probablemente, van a caer a un ritmo más acelerado que en 2015, eso no había sido así en los más de 30 años de AGEXPORT”, manifestó el Presidente de esa entidad, Rolando Paiz.

Al preguntársele sobre cuáles podrían haber sido las razones para ese freno al sector, expuso que el sector minero ha caído a raíz de la conflictividad social. “Ese es el sector que más cayó en 2016”, apuntó.

“Aplaudo la fortaleza, lo combativo de los empresarios que día a día y en condiciones adversas luchan por una mejor Guatemala. Estamos seguros que hay empresarios que nos han fallado, pero la mayoría todos los días nos levantamos pensando en cómo mejorar a nuestro país. Y es esa filosofía de vida, ese amor a Guatemala, el que nos sacará adelante”, Presidente de AGEXPORT, Rolando Paiz.

El sector energético también decreció por una serie de restricciones centroamericanas. “Yo esperaría que ese tema se pueda resolver y podamos volver a exportar a nuestro principal mercado que es El Salvador”, afirmó Paiz.

Los commodities experimentaron un decrecimiento en sus precios internacionales, afectando las exportaciones tradicionales. A ello, el representante del sector exportador agregó como factor el crecimiento moderado que tuvo Estados Unidos, el cual calificó como “muy por debajo de lo esperado”.

“Hay un tema de fortaleza de nuestra moneda con relación a la de muchos de nuestros vecinos con quienes competimos. Mientras en México el peso se ha depreciado hasta un 67 por ciento en los últimos dos años, el Quetzal se ha apreciado un 3 por ciento. Eso quiere decir que, por cada dólar exportado, el empresario guatemalteco está recibiendo 3 por ciento menos de quetzales y el mexicano 67 por ciento más de pesos”, puntualizó.